Modelo de escrito en el que se interpone recurso de apelación en contra de sentencia definitiva

IMPRIMIR

XXXXXXXXXXXXXXXXXX

VS

XXXXXXXXXXXXXXXXXX

Juicio Ordinario Civil

Divorcio Necesario

Expediente número.- XXXX/0X

Secretaría “X”

 

 

 

C. JUEZ XXXXXXX DE LO FAMILIAR.

 

 

XXXXXXXXXXX, en mi carácter de demandada en lo principal y actora en la reconvención, ante usted con el debido respeto comparezco para exponer:

 

Que por medio de este escrito, con fundamento en los artículos 688, 689, 692 y demás relativos del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, vengo a interponer RECURSO de APELACIÓN en contra de la SENTENCIA DEFINITIVA de fecha XXX de XXXXXXX del año dos mil XXXXXXX, dictada por su Señoría en este asunto, publicada en el Boletín Judicial número XX, de fecha XXXX de XXXXXXX del año dos mil XXXXXXX.

 

En mérito de lo anterior y a efecto de que la H. Sala del Tribunal Superior de Justicia correspondiente, resuelva conforme a derecho el recurso que se interpone, a continuación expreso los agravios que me causa la SENTENCIA DEFINITIVA recurrida, pasando en primer término a expresar como parte de los agravios causados a la suscrita, los siguientes:

 

ANTECEDENTES:

 

1.- Tal y como consta en autos, mediante escrito de fecha X deXXXXXXX de 200X, debidamente firmado de su puño y letra, mi esposo,  por su propio derecho, empleando y ostentando su nombre correcto y verdadero de XXXXXXX, interpuso demanda de divorcio necesario en mi contra, habiendo empleado mi nombre correcto y verdadero de XXXXXXX; Y, exhibió junto con su escrito inicial de demanda, los siguientes documentos: A) Una copia certificada del Acta de Inscripción de Matrimonio Canónico, expedida por el Registro Civil de La XXXXXXX, España, con la certificación y fe de firmas expedida por la C. XXXXXXX, Notaria del Ilustre Colegio de Galicia, con residencia en Ponte-Caldelas, España, y, apostillada en los términos de la Convención de la Haya de cinco de octubre de mil novecientos sesenta y uno (Cabe destacar que al momento de contraer matrimonio las partes, por error de la autoridad española ante la cual contrajimos matrimonio anotó una conjunción copulativa "Y" entre los apellidos paterno y materno de los contrayentes, sin que dicha conjunción forme parte de los nombres correctos y verdaderos de las partes, lo que se robustece con el unido al certificado de matrimonio expedido por la C. Notario de Ponte-Caldelas, XXXXXXX, debidamente apostillado y en el que consta que dicha certificación corresponde a las partes XXXXXXX e XXXXXXX); B) Veintinueve copias de supuestas fichas de depósito, las cuales relaciona al narrar el hecho XX de su escrito inicial.

 

2.- Mediante auto de fecha XXXXXXX de XXXXXXX del año dos mil XXXXXXX, el A-QUO previno a la parte actora a efecto de que exhibiera copia certificada del acta de inscripción del matrimonio de las partes y para que especificara el régimen patrimonial bajo el cual las partes contrajimos matrimonio, sin que en el auto en comento el C. Juez del conocimiento hubiere prevenido al actor para que realizara aclaración alguna respecto de los nombres de las partes; Dicha prevención impuesta por el C. Juez XXXXXXX de lo Familiar, la desahogó mi esposo mediante escrito de fecha XX de XXXXXXX de 200X, firmado de su puño y letra, escrito al que acompañó los siguientes documentos: A) Una copia certificada del Acta de Inscripción del Matrimonio habido entre las partes, expedida por el Registro Civil del Distrito Federal; B) Una documental consistente en una supuesta certificación notarial de la ley española.

 

3.- Adjuntas al escrito de fecha XX de XXXXXXX de 200X, referido en el punto X que antecede, mediante el cual mi contraria desahogó la prevención que el A-QUO le impuso al escrito inicial de demanda, mi esposo XXXXXXX exhibió dos supuestas copias de dicho escrito: Una para con la que se me corriera traslado al momento del emplazamiento; Y otra, para “duplicado”, tal y como consta en esta documental referida y que corre agregada a los autos originales, sin folio, pero que es visible entre las fojas XX y XX de los autos originales; Sin embargo, es de hacer notar que las copias mencionadas en este párrafo tienen un texto sustancialmente distinto respecto del original mencionado, tal y como puede apreciarse de la simple lectura y cotejo que se realice del original del escrito de fecha XX de XXXXXXX de 200X firmado del puño y letra de mi contraria, con la supuesta copia del escrito de fecha XX de XXXXXXX de 200X, con la que se me corrió traslado en mi domicilio al momento del emplazamiento, la cual ya corre agregada a los autos por haber sido exhibida con mi escrito de fecha XX de XXXXXXX de 200X, así como con la supuesta copia del escrito de fecha XX de XXXXXXX de 200X, que corresponde al “duplicado” de este escrito y la cual corre agregada a los autos originales entre las fojas XX y XX.

 

4.- Es de hacer notar a los C. Magistrados que Integran la H. Sala del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal del conocimiento, que en el ORIGINAL del escrito mencionado en el puntoX de este capítulo de antecedentes, de fecha XX de XXXXXXX de 200X, mi esposo afirma (FALSAMENTE) que los nombres correctos de las partes son XXXXXXX y XXXXXXX e XXXXXXX y XXXXXXX; Sin embargo, esta aclaración (FALSA) no es visible en las copias que mi esposo adjuntó al escrito de marras y que han quedado determinadas en el punto X que antecede; Además, teniendo a la vista las supuestas copias del escrito de fecha XX de XXXXXXX de 200X, se deduce por así estar escrito y ser legible, que mi esposo compareció con su nombre correcto y verdadero de XXXXXXX, sin emplear la conjunción “y” entre sus apellidos paterno y materno, aunado que dichas copias se encuentran firmadas en su segunda hoja con firma autógrafa de mi esposo, lo que autentifica que la expedición de dichas copias es atribuible a mi esposo. (Es de hacer notar que la segunda hoja del original del escrito de fecha XX de XXXXXXX de 200X, así como de las supuestas copias en comento, donde mi esposo asienta su firma de su puño y letra, utiliza como nombre de la antefirma su nombre correcto y verdadero sin emplear la conjunción “y” entre sus apellidos paterno y materno). Con lo que se acredita que mi esposo realizó maniobras fraudulentas para que en el emplazamiento se me ocultara, como se me ocultó, que había hecho una FALSA aclaración respecto de los nombres de las partes.

 

5.- Al momento de ser emplazada la suscrita, se me corrió traslado de la demanda inicial y de los documentos que mi esposo exhibió para el traslado, dentro de los cuales obró la supuesta copia del escrito de fecha XX de XXXXXXX de 200X, en la que no consta ni siquiera por asomo, ninguna aclaración respecto de los nombres de las partes, lo que se acredita con la copia de traslado con la que se me emplazó a juicio y la cual corre agregada a los autos originales por haberla exhibido la suscrita adjunta a mi escrito de fecha XX de XXXXXXX de 200X; Asimismo, en la supuesta copia del escrito de fecha XX de XXXXXXX de 200X que mi esposo exhibió y que corre agregada a los autos sin folio, pero visible entre las fojas XX y XX de autos, es idéntica a aquella con la que se me corrió traslado y en la que tampoco es visible ninguna aclaración respecto de los nombres de las partes.

 

6.- Así las cosas, teniendo a la vista las copias con las que se me corrió traslado a este juicio, dentro de las cuales obró la supuesta copia del escrito de fecha XX de XXXXXXX de 200X, documental en la que no existe ninguna aclaración respecto de los nombres de las partes, se procedió a elaborar el escrito de contestación a la demanda y la reconvención, escrito de fecha XX de XXXXXXX de 200X en el que claramente se aprecia que la suscrita me ostenté con mi nombre correcto y verdadero de XXXXXXX y contesté la demanda interpuesta en mi contra por mi esposo XXXXXXX y en la que es claramente visible que la suscrita ostentando mi nombre correcto y verdadero de XXXXXXX interpuse RECONVENCIÓN en contra de mi esposo, reconviniéndole bajo su nombre correcto y verdadero de XXXXXXX.

 

En dicho escrito de fecha XX de XXXXXXX de 200X, opuse como excepciones, textualmente las siguientes:

 

PRIMERA.- La genérica de falta de acción, sine actione agis, derivada de la negativa calificada de los hechos de la demanda que se contesta.

SEGUNDA.- La de oscuridad y defecto legal en que incurre la parte actora al no determinar con exactitud las circunstancias de tiempo, modo y lugar, en las que supuestamente se sucedieron los hechos que menciona, excepción que también resulta procedente en atención a que mi contraria, hasta la fecha de presentación de la contestación a la demanda, con evidente mala intención, omite mencionar como “hecho”, el régimen matrimonial al cual se encuentra sujeto nuestro matrimonio.

TERCERA.- La derivada del “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes”, de fecha XXX de XXXXXXX del año dos mil XXX, debidamente firmado por el puño y letra de las partes en sus nueves fojas útiles, el cual se acompaña a este escrito con la finalidad de acreditar mis afirmaciones.

CUARTA.- Opongo todas las defensas y excepciones contenidas y que se deriven de la contestación a los hechos de la demanda.

 

Asimismo, mediante el escrito citado de fecha XX de XXXXXXX de 200X, reconvine empleando mi nombre correcto y verdadero de XXXXXXX de mi esposo, a quien reconvine bajo su nombre correcto y verdadero de XXXXXXX, las siguientes prestaciones:

 

a) La declaración que se sirva realizar su Señoría de DISOLUCIÓN DEL VÍNCULO MATRIMONIAL que me une al demandado en la reconvención (divorcio necesario), por la causal que se encuentra prevista en el artículo 267 fracción IX, del Código Civil para el Distrito Federal.

 

b) La disolución de la sociedad conyugal, régimen que se equipara a la sociedad legal de gananciales, bajo el cual, las partes contrajimos matrimonio, la cual deberá ser liquidada en ejecución de sentencia, mediante el incidente respectivo, en los términos como las partes lo pactamos previamente en el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes”, de fecha XXX de XXXXXXX del año dos mil XXXXXXX, cuyo cumplimiento reclamo del demandado en la reconvención.

 

c) Con fundamento en el artículo 2783 del Código Civil para el Distrito Federal, reclamo el pago de las rentas vencidas que por concepto de  Renta Vitalicia me adeuda el demandado en la reconvención, así como el aseguramiento de las futuras, en cumplimiento de la cláusula XXXXXXX del “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes”, de fecha XXXXX de XXXXXXX del año dos mil XXX; Y, consecuentemente, reclamo del demandado en la reconvención el pago de la cantidad de XXXXXXX U.S. Dlls. (XXXXXXX MIL DÓLARES AMERICANOS de los E.U.A) (salvo error aritmético u omisión), o su equivalente en Moneda Nacional al momento del pago, por concepto de  la RENTA VITALICIA que me adeuda, correspondiente a los meses de  XXXXXXX, XXX, XXX, XXXXXX, XXXXXX, XXXXXX, XXXXXX del año dos mil XXX y XXXXXX del año dos mil XXX, a razón de XXXXXX U.S. Dlls. (XXXXXX MIL DOLARES AMERICANOS de los E.U.A), por cada mes, así como por los meses de XXXXXX, XXXXXX, XXXXXX, XXXXXX, XXXXXX, XXXXXX, XXXXXX, XXXXXX, XXXXXX, XXXXXX y XXXXXX del año dos mil XXX, y XXXXXX del año dos mil XXXXXX, a razón de XXXXXX U.S. Dlls. (XXXXXX MIL DOLARES AMERICANOS de los E.U.A), por cada mes; Así como el pago de las mensualidades que se sigan venciendo y acumulando por concepto de RENTA VITALICIA, a razón de XXXXXX U.S. Dlls. (XXXXXX DOLARES AMERICANOS de los E.U.A), cada una.

 

d) El pago de los intereses al tipo legal del nueve por ciento anual, por cada una de las mensualidades de la renta vitalicia que me adeuda el demandado en la reconvención, desde la fecha en que se constituyó en mora de cada una de ellas y hasta el pago total de cada una de ellas, tanto por las adeudadas, como por las subsecuentes en las que incurra en mora.

 

e) El pago de los gastos y costas que con motivo de este juicio se lleguen a originar.

 

7.- Mediante auto de fecha XXXXXX de XXXXXX del año dos mil XXXXXX, el A-QUO tuvo a la suscrita XXXXXXXXXXXXX, contestando en tiempo la demanda y por interpuesta la reconvención con la cual se corrió traslado a mi esposo XXXXXXXXXXXXXX, sin que el A-QUO hubiere hecho observación alguna respecto de los nombres que la suscrita utilizó para contestar la demanda y reconvenir a mi esposo, por lo que resulta evidente que los nombres de las partes en este asunto son XXXXXXXXXXXXX e XXXXXXXXXXXXXXX, sin que forme parte de nuestros nombres ninguna conjunción "y", que por error se anotó en el acta de matrimonio.

 

8.- Mediante escrito de fecha X de XXXXXX de 200X, mi esposo dio contestación a la reconvención que la suscrita interpuso en su contra, habiendo apreciado la suscrita, que de manera sospechosa mi esposo se ostentaba como XXXXXX Y XXXXXX, atribuyéndole a la suscrita el incorrecto nombre de XXXXXX Y XXXXXX; Por lo que, mediante escrito de fecha XX de XXXXXX de 200X, desahogué la vista que el A-QUO me concedió con las excepciones opuestas contra la reconvención y, antes de entrar a referirme a las excepciones opuestas, le hice saber al A-QUO y le acredité con documentales que acompañé al escrito de marras, que mi esposo se ostentaba de manera incorrecta al contestar la reconvención, lo que textualmente hice de la siguiente manera:

 

En primer lugar, debo aclarar que el nombre correcto y verdadero de mi esposo lo es el que empleó en su escrito inicial de demanda principal, esto es, XXXXXXXXXXXXXXX, siendo el nombre que utiliza para todos sus negocios y vida social, sin la conjunción copulativa “y” entre los apellidos paterno y materno; No obstante, mi esposo, de manera contraria a su escrito de demanda donde utilizó su nombre verdadero, al dar contestación a la reconvención, utiliza ante su Señoría el nombre de XXXXXXXXXXXX Y XXXXXX, tal y como de manera indebida y por error se encuentra asentado en nuestra acta de matrimonio, habiendo firmando al calce de su escrito de marras con firma puesta de su puño letra.

 

En el escrito inicial de demanda de fecha X de XXXXXX de 200X, el demandado se ostenta correctamente con su nombre verdadero de XXXXXX y claramente se aprecia que la demanda la interpone contra la suscrita señalando expresamente mi nombre correcto y verdadero de XXXXXXXXXXXXX, sin haber empleado la conjunción “Y” entre los apellidos paterno y materno, ni de su nombre como actor, ni de mi nombre como demandada; Por lo que incuestionablemente que la demanda la interpuso la parte actora en lo principal en este asunto el señor XXXXXXXXXXXXXX en contra de XXXXXXXXXXXXXXXXXX.

 

Al proceder a contestar la demanda, lo hice empleando mi nombre correcto y verdadero de XXXXXXXXXXXXX como actora en la reconvención y la interpuse en contra del actor en lo principal, habiendo expresado como demandado en la reconvención el nombre correcto y verdadero de mi esposo XXXXXXXXXXXX; Asimismo, al contestar el hecho X de la demanda y al redactar el hecho XXXXXX de la reconvención, claramente manifesté que la suscrita contrajo matrimonio “COMO” XXXXXX y XXXXXX, con mi contraria “COMO” XXXXXX y XXXXXX, tal y como consta en la copia certificada del acta del matrimonio celebrado entre las partes que la contraria acompañó a su demanda en lo principal y con la copia certificada del acta de inscripción de matrimonio expedida por la Oficina Central del Registro Civil del Distrito Federal que la suscrita acompañó al contestar la demanda e interponer mi reconvención.

 

Como consta en autos, su Señoría dio entrada a mi reconvención y corrió traslado al demandado en la reconvención para que produjera su contestación dentro del término de ley.

 

Mediante escrito de fecha X de XXXXXX de 200X firmado de su puño y letra, mi esposo procedió a dar contestación a la reconvención interpuesta en su contra, pero lo hace empleando nombres distintos a los verdaderos que corresponden a las partes, expresando como nombre de quien contesta la reconvención el de XXXXXX Y XXXXXX; y pretende atribuir a la suscrita un nombre que no es mi verdadero nombre al decir textualmente “..... vengo a dar contestación a la reconvención promovida en mi contra por mi esposa XXXXXX y XXXXXX ....”.

 

Con lo anterior se acredita que mi esposo con una evidente falta de honestidad procesal, pretende adecuar dolosa e indebidamente los nombres de las partes, a los nombres que se encuentran asentados en el acta de matrimonio de las partes, en el que por error se asentó la conjunción “y” entre los apellidos paterno y materno de los contrayentes, con el evidente propósito de engañar a la autoridad judicial.

 

Si bien el acta de matrimonio es un requisito de procedibilidad para el ejercicio de la acción de divorcio, los errores contenidos en dicha acta de matrimonio no afectan la identidad de las partes, ni implica que se trate de personas distintas, por lo que no existe motivo ni justificación alguna para emplear ante su Señoría un nombre diverso al verdadero, sobre todo atendiendo a que su Señoría le dio entrada a la demanda del actor en lo principal y asimismo le dio curso a la reconvención planteada por la suscrita, siendo que en ambos libelos ninguna de las partes se ostentó con nombre diverso al verdadero, ni empleó la conjunción “Y” entre los apellidos paterno y materno de las partes.

 

A efecto de acreditar que el nombre verdadero de mi esposo lo es XXXXXXXXXXXX, sin la conjunción “Y” entre los apellidos paterno y materno, ofrezco como prueba la documental consistente en la copia certificada del acta de nacimiento del actor en lo principal y demandado en la reconvención, cuya fotocopia acompaño a este escrito, manifestando bajo protesta de decir verdad, que por el momento carezco de otra fehaciente, pero de la cual tengo solicitada copia certificada al Registro Civil del Distrito Federal, tal y como lo acredito con la constancia de solicitud correspondiente que acompaño a este escrito, y, una vez que se encuentre en poder del suscrito la copia certificada que dicha autoridad me expida, del acta de nacimiento correspondiente a mi contraria, la exhibiré en este juicio en el momento procesal oportuno. Lo anterior con fundamento en los artículos 95, 96 y 97 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal.

 

Asimismo, a efecto de robustecer el acreditamiento de que el nombre que mi esposo utiliza en sus negocios lo es el de XXXXXX sin la conjunción “Y” entre los apellidos paterno y materno, ofrezco como prueba las copias certificadas que se acompañan a este escrito expedidas por el C. Registrador Público de la Propiedad y del Comercio del Distrito Judicial de XXXXXX, Estado de México, las cuales se determinan más adelante.

 

En mérito de lo anterior, por el estado que guardan los autos, y atento a que mi esposo dolosamente pretende ostentarse en este asunto con un nombre que no es el verdadero, por certeza procesal y seguridad jurídica, pido a su Señoría se sirva aclarar que los nombres correctos y verdaderos de las partes en este asunto lo son por una parte XXXXXX como actor en lo principal y demandado en la reconvención; y por la otra parte XXXXXXXXXX, como demandada en lo principal y actora en la reconvención, tratándose de las mismas personas que en el acta de matrimonio base de este juicio, en sus nombres aparece una conjunción “Y” entre los apellidos paterno y materno de los contrayentes, resolviéndolo así en la sentencia definitiva que se dicte en este asunto.

 

9.- Mediante escrito de fecha XX de XXXXXX de 200X, la suscrita solicitó al C. Juez del conocimiento, que procediese a ordenar se corrigiera el rubro del expediente en que se actúa, atendiendo a que los nombres de las partes son XXXXXXXXXXXXXX e XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX, sin que forme parte de nuestros nombres correctos y verdaderos la conjunción “y” visible entre nuestro apellidos paterno y materno, promoción a la que mediante auto de fecha XXXXXX de XXXXXX del año dos mil XXXXXX, el C. Juez del conocimiento resolvió que no había lugar a hacer, en atención a la constancia y a la inscripción de matrimonio que fueron agregadas en autos, motivo por el cual, mediante escrito de fecha XX de XXXXXX de 200X, procedí a objetar e impugnar el alcance y valor probatorio, tanto de la constancia de matrimonio, como del acta de inscripción del matrimonio habido entre las partes, habiendo rendido pruebas documentales suficientes en el juicio, que demuestran indefectiblemente, que la conjunción “y” que aparece entre los apellidos paterno y materno de mi esposo y la suscrita, se debe a un error cometido al asentar nuestros nombres en el acta de matrimonio respectiva.

 

10.- Con fecha XXXXX de XXXXXX del año dos mil XXXXXX, siendo las trece horas con cincuenta y cinco minutos, al analizar el expediente en el que se tramita este juicio, la suscrita se percató de que el escrito de fecha XX de XXXXXX de 200X, mediante el cual mi contraria desahogó la prevención a su demanda inicial, no coincidía en su texto con las copias que de dicho escrito me fueron entregadas al momento del emplazamiento, por lo que, mediante escrito de fecha XX de XXXXXX de 200X, puse en conocimiento del C. Juez del conocimiento los hechos supervenientes que se narran y detallan en dicho escrito, mediante los cuales hice valer que mi esposo XXXXXXXXXXXXXXXX, realizando el truco de exhibir supuestas copias similares en apariencia a su original de su escrito de fecha XX de XXXXXX de 200X, pero diferentes en cuanto al texto sustancial, procedió con su conducta a la realización de un acto tendiente a inducir al error, y engañó a este H. Juzgado; Y asimismo, indujo al error y engañó a la suscrita, con la finalidad de obtener en este asunto una sentencia contraria a la ley, habiendo la suscrita acompañado al escrito relativo documentales idóneas para acreditar mis afirmaciones, las cuales no fueron objetadas en este juicio, por lo que hacen prueba plena en términos de ley; Asimismo, en dicho escrito de fecha XX de XXXXXX de 200X, en los puntos petitorios de dicho escrito solicité al C. Juez del conocimiento lo siguiente:

 

PRIMERO.- Tenerme por presentada con este escrito, poniendo en conocimiento de su Señoría, Bajo Protesta de Decir Verdad, los hechos supervenientes que se narran en este escrito y por exhibidas las documentales que se adjuntan.

 

SEGUNDO.- Tener por hechas las manifestaciones a que me contraigo en este escrito.

 

TERCERO.- Dada la temeridad con la que en este asunto se está conduciendo mi contraria, ordenar que el expediente en que se actúa se clasifique de manera que no pueda cometerse el delito de sustracción de documentos, debiéndose ordenar una vigilancia particular al momento de ser consultado por las partes.

 

CUARTO.- Ordenar se haga constar la existencia en autos de la supuesta copia del escrito de fecha XX de XXXXXX de 200X presentado por mi esposo XXXXXXXXXXXX, la cual obra entre las fojas XX y XX de este expediente, correspondiendo al “duplicado”, del escrito exhibido por la contraria.

 

QUINTO.- Ordenar se coteje el texto de la supuesta copia del escrito de fecha XX de XXXXXX de 200X presentado por mi esposo XXXXXXXXXXXXXXXXX, la cual obra entre las fojas XX y XX de este expediente y del texto de la documental que acompaño a este escrito, con el texto del original del escrito de fecha XX de XXXXXX de 200X presentado por mi esposo y mediante el cual desahoga la prevención que su Señoría le impuso en este juicio, ordenando se hagan constar las diferencias de texto que existen entre las supuestas copias y el original de marras.

 

SEXTO.- Ordenar se expida copia certificada de todo lo actuado en este asunto, incluyendo copia de este escrito y sus anexos.

 

SÉPTIMO.- Tener por reservados mis derechos para acudir a querellarme o poner en conocimiento de las autoridades administrativas competentes todos los hechos probablemente delictivos que mi contraria ha cometido en mi perjuicio.

 

Mediante auto de fecha XXXXXX de XXXXXX del año dos mil XXXXXX, el A-Quo dio vista a mi contraria con lo solicitado por la suscrita en los puntos cuarto y quinto petitorios de mi referido escrito de fecha XX de XXXXXX de 200X, para que manifestara lo que a su derecho conviniere. Vista que no fue desahogada por mi contraria dentro del término legal prevenido en el artículo 137 fracción IV del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal.

 

Por escrito de fecha X de XXXXXX de 200X, la suscrita acusó la correspondiente rebeldía a la contraria por no haber desahogado la vista que el A-Quo le concedió en auto de fecha XXXXXX de XXXXXX del año dos mil XXXXXX; Por lo que en dicho escrito, reiteré al A-Quo mi petición contenida en los puntos petitorios XXXXXX y XXXXXX del diverso de fecha XX de XXXXXX de 200X, y que se encuentran reproducidos en líneas arriba; Siendo que a dicha petición de la suscrita, el A-QUO por auto de fecha XXXX de XXXXXX del año dos mil XXXXXX, resolvió lo siguiente:

 

México, Distrito Federal, a XXXXXX de XXXXXX del año dos mil XXXXXX.

Agréguese a los autos el escrito de cuenta de la demandada y copia simple que acompaña y atendiendo a que el actor no desahogó la vista dada en auto de fecha XXXXXX de XXXXXX del año en curso, se le tiene por acusada la rebeldía en que incurrió y por perdido su derecho para hacerlo con fundamento en lo dispuesto por el artículo 133 del Código de Procedimientos Civiles, por cuanto a lo demás solicitado, sin lugar a acordar de conformidad, en atención a que a fojas XXXXXX obra la copia certificada del acta de inscripción de matrimonio de las partes y a fojas XXXXXX el auto de fecha XXXXXX de XXXXXX del año en curso. Notifíquese. Lo proveyó y firma el C. Juez. Doy fe.

 

 Inconforme la suscrita con la resolución del A-QUO, mediante escrito de fecha XX de XXXXXX de 200X, interpuse recurso de apelación, el cual fue admitido en el efecto devolutivo, habiéndole correspondido el conocimiento a la H. XXXXXX Sala Familiar del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, en la que se formó el toca número XXXX/200X, autoridad Superior que mediante sentencia de fecha XXXXXX de XXXXXX del año dos mil XXXXXX, revocó el auto apelado para quedar en los siguientes términos:

 

Agréguese a los autos el escrito de cuenta de la demandada y copia simple que acompaña y atendiendo a que el actor no desahogó la vista ordenada en auto de fecha XXXXXX de XXXXXX del año en curso, se le tiene por acusada la rebeldía en que incurrió y por perdido su derecho para hacerlo con fundamento en lo dispuesto por el artículo 133 del Código de Procedimientos Civiles y visto lo solicitado, se ordena a la Secretaría practicar la certificación de existencia de la documental que menciona la promovente y en su caso, proceda al cotejo de dicho documento con el escrito original presentado por el actor mediante el cual desahogó la prevención ordenada, señalando las diferencias que en su caso existieren en ambos documentos, con conocimiento del actor para los efectos legales a que haya lugar...”.

 

Como consta en los autos originales, con fecha XXXXXX de XXXXXX del año dos mil XXXXXX, la Secretaria de Acuerdos “X”, adscrita al juzgado XXXXXX de lo Familiar, procedió a cumplimentar, de manera parcial, la sentencia de fecha dieciocho de XXXXXX del año dos mil XXXXXX, dictada en el toca número XXX/200X por la H. XXXXXX Sala Familiar del Tribunal Superior de Justicia, de la siguiente manera:

 

LA SECRETARIA CERTIFICA: Que en los autos del juicio en que se actúa corre agregado el escrito original de fecha XXXXXX de XXXXXX de dos mil XXXXXX presentado por la parte actora , así como el “duplicado” de dicho escrito, los cuales son cotejados con los resultados siguientes: en el primer párrafo del escrito original  el nombre del actor aparece como XXXXXX Y XXXXXX y en el duplicado se observa el mismo nombre sin la “Y” copulativa, el segundo párrafo del escrito original contiene la aclaración de los nombres de las partes en relación con el atestado del Registro Civil correspondiente a la inscripción de su matrimonio en los que se observa la “Y” copulativa en el nombre de ambas partes y en el duplicado únicamente aparece la expresión de la exhibición de la copia certificada del Registro Civil de la inscripción de su matrimonio, sin hacer aclaración alguna sobre los nombres de los contendientes; los párrafos tercero, cuarto, quinto y sexto y demás contenido de los escritos cotejados son idénticos. Conste......

 

La anterior certificación realizada por la Secretaría del Juzgado del conocimiento, es parcial, inexacta e incompleta, lo que los C. Magistrados que integran la H. Sala del conocimiento podrán apreciar de la simple lectura que se realice de los documentos materia del cotejo, incluyendo la copia con la que se me corrió traslado en mi domicilio del escrito del escrito de fecha XX de XXXXXX de 200X, la cual corre agregada a los autos originales y cuyo cotejo inexplicablemente omitió la Secretaría adscrita al Juzgado del conocimiento; No obstante, ha quedado demostrado de manera indudable que el actor en lo principal realizó maniobras fraudulentas y engañó a la autoridad judicial, motivando que la suscrita al momento de ser emplazada se me corriera traslado con una copia apócrifa de su escrito de fecha XX de XXXXXX de 200X, copia en la que no consta que el actor hubiere realizado aclaración ninguna respecto de los nombres de las partes, por lo que se me ocultó, de esa manera, que el actor FALSAMENTE se atribuyó el nombre de XXXXXX Y XXXXXX y le atribuyó falsamente a la suscrita el nombre de XXXXXX Y XXXXXX, lo que me impidió negar esta circunstancia en la contestación a la demanda.

 

11.- Ahora bien, con fecha XXXXXX de XXXXXX de dos mil XXXXXX, tuvo verificativo la Audiencia Previa y de Conciliación y Excepciones Procesales, a la que compareció el C. Lic. XXXXXXXXXXXXX quien se ostentó como mandatario judicial de la parte actora en lo principal, no habiendo comparecido mi esposo XXXXXXXXXXXXXXXXXX. Cabe resaltar que la suscrita compareció a la audiencia precitada, y así se hizo constar en el acta relativa, con mi nombre correcto y verdadero, habiéndome identificado como XXXXXXXXXXXXXX (sin ninguna conjunción “y” entre mis apellidos paterno y materno); Sobre este particular, el pretendido mandatario de la parte actora en lo principal Lic. XXXXXXXXXXXXXXXXXXXX, pidió textualmente que se tuviere a la suscrita XXXXXXXXXXXXXX, “...como la misma persona que es sujeto de la relación procesal pasiva instaurada en este juicio...”, esgrimiendo como causa textualmente y según su dicho que “...porque en España existe la costumbre de colocar dicha preposición (sic) entre los apellido Materno y Paterno de las personas, tal y como consta en las actas de Matrimonio antes mencionadas, sin que ello implique que se trata de persona diferente...”; Asimismo, dicho pretendido mandatario de la parte actora en lo principal continuó declarando textualmente que: “...En el mismo sentido deseo que se tenga por hecha la aclaración respectiva por lo que se refiere a los apellidos de la actora en este juicio entre cuyos apellidos también aparece la preposición (sic) “Y” por las razones antes dichas...”.

 

Luego entonces, atento a las manifestaciones vertidas por el pretendido mandatario de la parte actora en la reconvención, no había lugar a dudas respecto de que los nombres correctos y verdaderos de las partes y quienes se encuentran legitimados para actuar en este asunto lo son XXXXXXXXXXXXXXXX e XXXXXXXXXXXXXXX, sin que entre los apellidos paterno y materno de las partes deba constar la conjunción “y” que indebidamente se asentó en el momento en que las partes contrajimos matrimonio, tal y como es visible que lo resolvió el C. Juez del conocimiento en la Audiencia Previa y de Conciliación y Excepciones Procesales, en la que tuvo por legitimados a XXXXXXXXXXXXXXX y a la suscrita XXXXXXXXXXXXXXXXXXX quienes promovimos en este juicio por nuestro propio derecho.

 

12.- Mediante escrito de fecha XX de XXXXXX de 200X, la suscrita XXXXXXXXXXXXXX, procedí a objetar en tiempo y forma el alcance y valor probatorio de los documentos presentados en este juicio por mi esposo XXXXXXXXXXXXXXXXXXXX y rendí las pruebas idóneas para acreditar los extremos de mis objeciones. Fue la H. XXXXXX Sala Familiar del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, quien en el considerando XX, de la sentencia de fecha XXXXXX de XXXXXX del año dos mil XXXXXX ordenó al A-QUO atender las objeciones de la suscrita al momento de dictar la sentencia definitiva en este asunto, sentencia que ahora se recurre por ser ilegal, además de no contener las consideraciones ordenadas por la superioridad.

 

13.- Mediante escrito de fecha X de XXXXXX de 200X, la suscrita XXXXXXXXXXXXXXX ofreció pruebas en este juicio, las que fueron admitidas en su totalidad por el C. Juez del conocimiento.

 

14.- Con fecha XXXXXX de XXXXXX del año dos mil XXXXXX, tuvo verificativo la audiencia de ley en este juicio, en la que mi esposo no compareció, y la suscrita comparecí y me identifiqué con mi nombre correcto y verdadero de XXXXXXXXXXXXXXXX, audiencia en la que si bien absolví posiciones, negué todas y cada una de ellas en mérito de que después de firmado el pliego correspondiente en términos de ley, me percaté que las posiciones las dirigía “mañosa” y temerariamente mi contraria a la suscrita, pero tratando de atribuirme el nombre de XXXXXX Y XXXXXX, nombre que no corresponde a mi nombre correcto y verdadero, y toda vez que al momento de absolver posiciones, sin asistencia de mi abogado, la C. Secretaria de Acuerdos me negó mi derecho de hacer aclaraciones respecto de mi nombre correcto y verdadero, fue que por conducto de mi abogado patrono se realizaron las aclaraciones y manifestaciones que constan en el acta de la audiencia de ley, manifestaciones y hechos que no fueron controvertidas ni contradichas, ni por la contraria, ni por parte del Juzgado del conocimiento, por lo que producen los efectos legales de su certeza.

 

En la audiencia de ley citada en este punto, se desahogaron todas las pruebas ofrecidas y admitidas a las partes, incluyendo las documentales que ofrecí en mi escrito de fecha X de XXXXXX de 200X.

 

15.- Cabe señalar que el C. Juez del conocimiento, además de su resolución en la Audiencia Previa y de Conciliación y Excepciones Procesales respecto de la legitimación de las partes, durante la secuela del procedimiento, en todas las promociones de la suscrita me ostenté como XXXXXXXXXXX y siempre me referí al actor en lo principal con su nombre verdadero y correcto de XXXXXXXXXXXX, sin emplear la conjunción “y” entre los apellidos paterno y materno de las partes, que por error es visible en el acta de matrimonio, y el C. Juez del conocimiento resolvió respecto de todas mis promociones, confirmando mi legitimación bajo mi nombre verdadero y la legitimación de la contraria respecto de su nombre verdadero, incluso en los autos que llegó a dictar y en los que llegó a nombrarme siempre lo hizo con mi nombre verdadero de XXXXXXXXXXX, tal y como es visible en los autos de fechas XXXXXX de XXXXXX del año dos mil XXXXXX y XXXXXX de XXXXXX de dos mil XXXXXX, (en los demás autos es notorio que el inferior eludía usar el nombre de las partes, refiriéndose a las mismas como actor y demandada); Asimismo, todas mis comparecencias las realicé en el juicio con mi nombre verdadero de XXXXXXXXXXXXXXXXXX, e incluso, a mi esposo se le citó para absolver posiciones con su nombre correcto y verdadero de XXXXXX, sin que se hubiere incluido entre sus apellidos ninguna conjunción “y”, tal y como es visible en la cédula de notificación y en la razón de fecha XXXXXX de XXXXXX del año dos mil XXXXXX, puesta por el C. Secretario Actuario de la adscripción del juzgado del conocimiento.

 

16.- Con fecha XXXXXX de XXXXXX del año dos mil XXXXXX, el C. Juez XXXXXX de lo Familiar, sin realizar valoración alguna de las constancias y pruebas ofrecidas por la suscrita en este juicio, dictó sentencia definitiva con los siguientes puntos resolutivos:

 

PRIMERO.- Ha sido procedente la vía ordinaria civil promovida por XXXXXX Y XXXXXX XXXXXX en contra de XXXXXX Y XXXXXX, en la que el actor en el principal acreditó su acción y la actora reconvencionista acreditó parcialmente su acción.

 

SEGUNDO.- Se declara disuelto el vínculo matrimonial celebrado por los señores XXXXXX Y XXXXXX e XXXXXX Y XXXXXX, celebrado en Lama provincia de XXXXXX España y registrado en este Ciudad el XXXXXX de XXXXXX de mil novecientos ochenta y XXXXXX y se asentó con los datos siguientes: entidad XX, delegación XX, juzgado XX, acta XXX, año 198X, clase XX.

 

TERCERO.- Se declara disuelta la sociedad conyugal habida entre las partes, la que se liquidará en ejecución de sentencia si existiere materia para ello.

 

CUARTO.-Las partes recobran su capacidad para contraer nuevo matrimonio.

 

QUINTO.- En virtud, de que la hija de las partes de nombre XXXXXXXXXXXX, al momento de dictarse esta sentencia es mayor de edad no se hace referencia alguna en cuanto a la guarda y custodia solicitada por el actor en el principal.

 

SEXTO.- Se dejan sin efecto las medidas provisionales decretadas durante el procedimiento.

 

SÉPTIMO.- Se absuelve al demandado en la reconvención del pago de las prestaciones reclamadas por la reconvencionista en los incisos X) y X) del capítulo correspondiente de la reconvención, por los razonamientos expuestos en el cuerpo de esta resolución.

 

OCTAVO.- No se hace condena en costas.

 

NOVENO.-Una vez que esta sentencia quede firme, dese cumplimiento a lo ordenado por el artículo 291 del Código Civil.

 

DÉCIMO.- Notifíquese.

 

ASI, DEFINITIVAMENTE juzgando lo resolvió y firma el C. Juez XXXXXXXXXX de lo Familiar del Distrito Federal Licenciado XXXXXXXXXXXXXXXXX por ante la C. Secretaria de Acuerdos "X" Licenciada XXXXXXXXXXXXX con quien actúa y da fe.

 

En mérito de lo anterior, la sentencia definitiva recurrida, me causa los siguientes,

 

AGRAVIOS:

 

PRIMER AGRAVIO.- En primer lugar, considero prudente dejar debidamente aclarado, que durante la secuela del procedimiento, quedó acreditado de manera incuestionable, fehaciente e indubitable, que el nombre correcto y verdadero de mi esposo es XXXXXXXXXXXXXX, sin que forme parte de su nombre ninguna conjunción “Y” entre sus apellidos paterno y materno; Y asimismo, quedó debidamente demostrado de manera indubitable que el nombre correcto y verdadero de la suscrita es XXXXXXXXXXXXXXX, sin que forme parte de mi nombre ninguna conjunción “Y” entre mis apellidos paterno y materno.

 

En tal virtud, la sentencia definitiva de fecha XXX de XXXXXX del año dos mil XXXXXX es ilegal, ya que el C. Juez XXXXXXXXXX de lo Familiar conculca en agravio de la suscrita los artículos 1, 81, 255 fracción II, 260 fracción II, 272-A, 402 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, así como los artículos 22, 58 y por aplicación analógica el artículo 389 fracción I, todos del Código Civil para el Distrito Federal.

 

En efecto, en la sentencia recurrida, el A-QUO, de manera ilegal y en lo conducente, textualmente afirma:

 

VISTOS para resolver en DEFINITIVA los autos relativos al juicio Ordinario Civil Divorcio Necesario promovido por XXXXXX y XXXXXX en contra de XXXXXX y XXXXXX en el expediente No. XXXX/200X y - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -- - - - - - - - - -- - - - - - - - - -- - - - - - - - - -

 

- - - - - - - - - - - - - - - R e s u l t a n d o- - - - - - - - - -- - - - - -

 

1.-Mediante escrito presentado por Oficialía de Partes Común el día tres de XXXXXX del año dos mil XXXXXX, y turnado a este juzgado, el señor XXXXXXXXXXXX y XXXXXX por su propio derecho demandó de la señora XXXXXXXXXXX y XXXXXX, la siguientes prestaciones: ....

 

Asimismo, en el considerando III de la sentencia definitiva recurrida, el A-QUO en lo conducente afirma lo siguiente:

 

....Por lo que tenemos que el señor XXXXXXXXXXXX Y XXXXXX demandó de su cónyuge XXXXXXXXXXX Y XXXXXX, ........

 

En los puntos resolutivos primero y segundo de la definitiva recurrida, el A-QUO resuelve declarar el divorcio de las partes, pero empleando los nombres que no son los correctos y verdaderos de las partes, lo que hace en los siguientes términos:

 

PRIMERO.- Ha sido procedente la vía ordinaria civil promovida por XXXXXX Y XXXXXXXXXXXXXX en contra de XXXXXXXXXXXXX Y XXXXXXXXXXXXX, en la que el actor en el principal acreditó su acción y la actora reconvencionista acreditó parcialmente su acción.

 

SEGUNDO.- Se declara disuelto el vínculo matrimonial celebrado por los señores XXXXXX Y XXXXXX e XXXXXXXXXX Y XXXXXX, celebrado en XXXXXX provincia de XXXXXX España y registrado en este Ciudad el XXXXXX de XXXXXX de mil novecientos ochenta y XXXXXX y se asentó con los datos siguientes: entidad XX, delegación XX, juzgado XX, acta XXX, año XXXX, clase XX.

 

Es indudable que el inferior en la definitiva recurrida resuelve de manera parcial a favor de la parte actora en lo principal, quien mediante engaños y actos fraudulentos pretende simular que el nombre verdadero de las partes son XXXXXXXXXXXXXX Y XXXXXX e XXXXXXXXXXXX Y XXXXXX, tratando ilícitamente de ajustar el nombre de las partes al nombre que por error, insisto, es visible en el acta de matrimonio, y, de esa manera, evitar la liquidación de la sociedad conyugal conforme a derecho corresponde, ya que los bienes adquiridos durante el matrimonio lo fueron con nuestros nombres verdaderos de XXXXXXXXXXX e XXXXXXXXXXXXXX, sin que figure entre nuestros apellidos ninguna conjunción “y” copulativa.

 

El inferior, a efecto de justificar su evidente favoritismo a los intereses de mi contraria, pretende de manera ilegal distorsionar la naturaleza, tanto de las constancias de autos, como de las documentales exhibidas en juicio.

 

En efecto, en el considerando II de la definitiva recurrida, el A-QUO textualmente afirma: “

 

II.- Con respecto a la legitimación de las partes para actuar en este juicio, quedó debidamente acreditada con la exhibición de los atestados del Registro Civil relativos a su matrimonio y nacimiento de sus hijas XXXXXX y XXXXXX, de apellidos XXXXXXXXXX....

 

La anterior consideración de inferior es ilegal, ya que las actas de nacimiento de los hijos, lo que acreditan es la filiación, más no la existencia de matrimonio alguno, por lo que resulta incomprensible la afirmación del A-QUO; Y, si bien es cierto que el acta de matrimonio es el documento idóneo para acreditar la legitimación procesal, también es cierto que debe encontrarse libre de vicios y que de ninguna manera el acta de matrimonio otorga el nombre a las partes, sino que el nombre de las partes se les pone al momento de registrar su nacimiento; Luego entonces, es el acta de matrimonio la que acredita el nombre verdadero y correcto de las partes y no el acta de matrimonio como indebida e ilegalmente lo considera el inferior en su sentencia recurrida. Sobre el particular, y como lo he abundado en demasía en este escrito, se encuentra debidamente probado en juicio que el nombre asentado en el acta de matrimonio no es el verdadero y correcto de las partes, lo que de ninguna manera afecta la legitimación de las partes para actuar en este juicio, ya que no se trata de personas distintas, esto es, las personas legitimadas en este juicio tenemos por nombre verdadero y correcto los de XXXXXXXXXXXXX e XXXXXXXXXXXXXXXXX, y el error en nuestros nombres visible en las constancias de matrimonio, pudiera a lo sumo ser causa de improcedencia de la acción de divorcio intentada por ambas partes, pero que de ninguna manera faculta al inferior para atribuir a las partes nombres distintos a los verdaderos; De lo anterior, resulta evidente que el inferior de manera ilegal distorsiona la verdad de los hechos, ya que en este juicio, acudió como actor en lo principal (tal y como es visible en el escrito inicial de demanda) el señor XXXXXXXXXXXXXXXXX, y contestó la demanda y reconvino XXXXXXXXXXXXXX, sirviendo como documento base de sus pretensiones la copia del acta de matrimonio y la copia certificada del acta de inscripción de matrimonio que el actor en lo principal exhibió en juicio, documentos en los que se aprecia un nombre distinto al verdadero de las partes. Por lo tanto, no existe razón ni fundamento legal alguno para que al momento de dictarse sentencia definitiva, el inferior atribuya a las partes nombres distintos a nuestros nombres verdaderos, ya que debió de haber declarado el divorcio de los señores XXXXXXXXXXXXXXXX e XXXXXXXXXXXXXXXXX, quienes al momento de contraer matrimonio, en el acta respectiva se anotó una conjunción “Y” entre los apellidos paterno y materno de las partes, circunstancia que no afecta la legitimación de las partes, máxime que en la audiencia previa de conciliación y excepciones procesales el inferior aclaró que el nombre de las partes son XXXXXXXXXXXXX e XXXXXXXXXXXXXXXXX, sin que entre los apellidos paterno y materno de las partes deba constar la conjunción “Y” que indebidamente se asentó en el momento en que las partes contrajeron matrimonio.

 

Mas adelante en el mismo considerando XX de la definitiva recurrida, el inferior supuso importante hacer algunas consideraciones para tratar de justificar la ilegalidad de su resolución, iniciando su consideración de manera contradictoria con las demás afirmaciones contenidas en el propio considerando XX referido, ya que al principio de su razonamiento el propio Juez del conocimiento reconoce y afirma textualmente que: “.... si bien es cierto y como se desprende de la simple lectura del acta de matrimonio Canónico celebrado por las partes en este juicio en la XXXXXX, Provincia de XXXXXX España que se encuentra agregado a los presentes autos así como la inscripción correspondiente en el Registro Civil de esta ciudad del citado matrimonio, aparece en ambas documentales entre los apellidos materno y paterno de cada uno de los contrayentes una “Y” copulativa o conjuntiva misma que no altera la identidad de los contrayentes (ahora partes en este juicio), es decir, la legitimación ad procesum y ad causam se encuentran plenamente acreditadas teniendo las partes para actuar en este juicio la titularidad del derecho controvertido existiendo una verdadera relación procesal entre los interesados la cual no se ve alterada por la por la “Y” que aparece entre los apellidos de los mismos....”. Luego entonces, y por esta consideración del inferior realizada en la sentencia que se recurre, es incuestionable que el propio Juez del conocimiento afirma que la conjunción copulativa “Y” visible entre los apellidos paterno y materno de los contrayentes en el acta de matrimonio Canónico celebrado por las partes en este juicio en la XXXXXX, Provincia de XXXXXX España que se encuentra agregado a los presentes autos así como la inscripción correspondiente en el Registro Civil de esta ciudad del citado matrimonio, no forma parte de los nombres correctos y verdaderos de las partes en este juicio, de tal suerte, que no existe razón jurídica ni motivo alguno para que se insista por parte del órgano jurisdiccional en atribuir a las partes nombres distintos a sus nombres verdaderos, resultando absurda la postura del inferior de sostener ilegalmente su resolución de declarar la disolución del vínculo matrimonial habido entre XXXXXXXXXXXXX Y XXXXXX e XXXXXXXXXX Y XXXXXX, cuando el propio A-QUO demuestra con su consideración transcrita, que sabe perfectamente que los nombres correctos y verdaderos de las partes son XXXXXXXXXXXXXXXXXX e XXXXXXXXXXXXXXXXXXX, sin que forme parte de nuestros nombres la conjunción “Y” que por error se anotó en el acta de matrimonio y recogida al inscribirse dicho matrimonio en esta Ciudad.

 

De manera contradictoria el inferior continúa su consideración en los siguientes términos: “... A mayor abundamiento es importante mencionar que la demandada en el juicio principal se apersono en las diferentes etapas procedimentales cuando dio contestación a la demanda interpuesta en su contra, ofreció los medios probatorios que consideró convenientes y en forma personal compareció en el desahogo de las pruebas ofrecidas de su parte. Por otro lado, en el momento de desahogarse la prueba confesional a su cargo la demandada estampó de su puño y letra la firma o rúbrica en el pliego de posiciones correspondiente y procedió a dar contestación a las que previamente fueron calificadas de legales...”; Sobre este particular, es necesario advertir que el A-QUO omite de manera incomprensible considerar o tomar en cuenta o siquiera mencionar, que la suscrita siempre se apersonó a las diferentes etapas procedimentales de este juicio, identificándome y empleando mi nombre correcto y verdadero de XXXXXXXXXXXXXXXXXX, sin emplear la conjunción “Y” entre mis apellidos paterno y materno. Por lo que la consideración del inferior carece de toda lógica para emplearla como justificación para atribuirme un nombre distinto a mi nombre verdadero.

 

El inferior continúa su inexplicable e ilegal consideración, de la siguiente manera: “Por otro lado, cabe citar que en la audiencia previa de conciliación y excepciones procesales prevista en el artículo 272 A del Código de Procedimientos Civiles la que se llevó a cabo el XXXXXX de XXXXXX del año dos mil XXXXXX y que obra a fojas XXXXXX de autos, la parte demandada en el principal compareció de forma personal y el accionante en el principal por conducto de su mandatario judicial hizo diversas manifestaciones respecto a la “Y” que aparece en los nombres de cada una de las partes en este juicio y al respecto la propia enjuiciada manifestó lo siguiente: “que vistas las manifestaciones hechas por el mandatario judicial de la parte actora en lo principal manifiesta su conformidad con la misma atento a que en este asunto queda debidamente aclarado que el nombre verdadero de las partes lo son XXXXXXXXXXXX e XXXXXXXXXXXXXXXXXX, sin que entre los apellidos paterno y materno de las partes deba constar la conjunción ”y” que indebidamente se asentó en el momento en que las partes contrajeron matrimonio”. Así las cosas queda debidamente establecida legitimación de las partes en este juicio .......... sin que lo anterior signifique que este juzgador le atribuya a las partes un nombre diverso al que cada uno de ellos tiene, en virtud, de que el juicio que nos ocupa no es de una rectificación de acta, sino que se trata de un juicio de divorcio necesario y para tal efecto, el suscrito deberá tomar el nombre que aparece en el documento base de la acción el cual constituye el acta de matrimonio referida, sin que pueda este juzgador tomar, inventar (sic) o atribuir otro nombre distinto a los que aparece en su acta de matrimonio, o bien subsanar los posibles errores que puedan  existir en el acta de matrimonio ya que la ley establece la via y forma para hacerlo.”. Sobre este particular, es de hacer notar a los C. Magistrados que integran la H. Sala del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal del conocimiento, que la anterior afirmación realizada por el A-QUO en el considerando XX de la sentencia recurrida, es contradictorio, tanto en su propia redacción, como con el resultado de la Audiencia Previa y de Conciliación y Excepciones Procesales. En efecto por un lado, el inferior afirma que “...si bien es cierto, en el acta de matrimonio de las partes en este juicio aparece entre sus apellidos una Y copulativa, también lo es, que esto no afecta la legitimación de las partes... ”, lo que induce a considerar que el A-QUO tiene plena conciencia del error en el acta de matrimonio consistente en la inclusión de la conjunción “Y” entre los apellido paterno y materno de las partes no afecta su legitimación, lo cual es cierto; Pero, a continuación y de manera inexplicable, el inferior se contradice con artilugios gramaticales para intentar de manera ilegal fundar su resolución de atribuir a las partes un nombre diverso a nuestro nombre verdadero, lo cual realiza el inferior en mi agravio y en plena contradicción a los dispositivos legales mencionados al inicio de este agravio.

 

En efecto, en primer lugar el resultado de la audiencia previa de conciliación y excepciones procesales que menciona el inferior en su considerando XX, tuvo un resultado diferente al que de manera inexplicable pretende el inferior atribuir, siendo incongruente con las constancias de autos y con sus propias resoluciones, ya que en el acta de fecha XXXXXXXXXX de XXXXXX de dos mil XXXXXX, en la que consta el resultado de la Audiencia Previa y de Conciliación y Excepciones Procesales, es visible que compareció el C. Lic. XXXXXXXXXXXXXXXXXX quien se ostentó como mandatario judicial de la parte actora en lo principal, no habiendo comparecido mi esposo XXXXXXXXXXXXXXXXXXXX, haciendo resaltar que la suscrita compareció a la audiencia precitada con mi nombre correcto y verdadero, habiéndome identificado como XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX (sin ninguna conjunción “y” entre mis apellidos paterno y materno); Sobre este particular, el pretendido mandatario de la parte actora en lo principal Lic. XXXXXXXXXXXXXXXXXXX, pidió textualmente que se tuviere a la suscrita XXXXXXXXXXXXXXX, “...como la misma persona que es sujeto de la relación procesal pasiva instaurada en este juicio...”, esgrimiendo como causa textualmente y según su dicho que “...porque en España existe la costumbre de colocar dicha preposición (sic) entre los apellido Materno y Paterno de las personas, tal y como consta en las actas de Matrimonio antes mencionadas, sin que ello implique que se trata de persona diferente...”; Asimismo, dicho pretendido mandatario de la parte actora en lo principal continuó declarando textualmente que: “...En el mismo sentido deseo que se tenga por hecha la aclaración respectiva por lo que se refiere a los apellidos de la actora en este juicio entre cuyos apellidos también aparece la preposición (sic) “Y” por las razones antes dichas...”.

 

Luego entonces, atento a las manifestaciones vertidas por el pretendido mandatario de la parte actora en la reconvención, no había lugar a dudas respecto de que los nombres correctos y verdaderos de las partes y quienes se encuentran legitimados para actuar en este asunto lo son XXXXXXXXXXXXXXXXXX e XXXXXXXXXXXXXXX, sin que entre los apellidos paterno y materno de las partes deba constar la conjunción “y” que indebidamente se asentó en el momento en que las partes contrajeron matrimonio, tal y como es visible que lo resolvió el C. Juez del conocimiento en la Audiencia Previa y de Conciliación y Excepciones Procesales, en la que tuvo por legitimados a XXXXXXXXXXXXXX y a la suscrita XXXXXXXXXXXXXXXXXX quienes promovimos en este juicio por nuestro propio derecho.

 

Así las cosas, no existe motivo alguno para que el inferior, de manera ilegal, pretenda considerar de manera contraria a la verdad, el resultado de la Audiencia Previa y de Conciliación y Excepciones Procesales, pretendiendo aparentar ilegalmente en su resolución que la suscrita estuvo conforme con que se atribuyera a las partes un nombre distinto al verdadero, en mérito de que, en todo caso, quien por sus manifestaciones estuvo de acuerdo en que los nombres de las partes no contienen entre sus apellidos paterno y materno una conjunción copulativa “Y”, lo fue la parte actora por conducto de su mandatario judicial, circunstancia a la cual, y solamente a la cual, expresé mi conformidad en los siguientes términos: “Que vistas las manifestaciones hechas por el mandatario judicial de la parte actora en lo principal manifiesta su conformidad con la misma”, causa por la que el inferior resolvió en la audiencia de marras, textualmente lo siguiente: “....atento a que en este asunto queda debidamente aclarado que el nombre verdadero de las partes lo son XXXXXXXXXXXXXX, e XXXXXXXXXXXXXXXXX, sin que entre los apellidos paterno y materno de las partes deba constar la conjunción ”y” que indebidamente se asentó en el momento en que las partes contrajeron matrimonio. Y procediendo de conformidad con lo previsto por el artículo 272-A del Código de Procedimientos Civiles, a la depuración del juicio y a la legitimación procesal de las partes, desprendiéndose de actuaciones que no hay constancias que ameriten depuración alguna, que ambas partes litigan por su propio derecho, y asimismo ambas partes se encuentran legitimados....”. Por consiguiente, el inferior es incongruente con sus propias resoluciones, ya que en la Audiencia Previa y de Conciliación y Excepciones Procesales sostuvo que las partes litigan por su propio derecho y se encuentran legitimados, siendo a todas luces incuestionable que en la audiencia de marras quedó aclarado que el nombre correcto y verdadero de las partes es XXXXXXXXXXXXX, e XXXXXXXXXXXXXXXXX, sin que entre los apellidos paterno y materno de las partes deba constar la conjunción ”y” que indebidamente se asentó en el momento en que las partes contrajeron matrimonio, por lo que la sentencia recurrida es ilegal por ser incongruente con las constancias de autos.

 

Es incomprensible la consideración del inferior cuando afirma en el considerando XX de la sentencia recurrida que este no es un juicio de rectificación de acta sino un juicio de divorcio necesario y que por dicho motivo el juzgador “deberá tomar el nombre que aparece en el documento base de la acción el cual constituye el acta de matrimonio referida, sin que pueda este juzgador tomar, inventar (sic) o atribuir otro nombre distinto a los que aparece en su acta de matrimonio, o bien subsanar los posibles errores que puedan  existir en el acta de matrimonio ya que la ley establece la via y forma para hacerlo”, lo cual es ilógico, incongruente e ilegal, ya que precisamente por no tratarse de un juicio de rectificación de acta, el juez no puede atribuirnos un nombre distinto a nuestro nombre verdadero, ya que sería tanto como considerar que la suscrita XXXXXXXXXXXX jamás ha contraído matrimonio con el señor XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX, lo cual es un absurdo que me causa agravio. La consideración del inferior es tan ilegal como el hecho de afirmar que si en un acta de matrimonio, por la causa que fuere, se empleó el apodo de los contrayentes en vez de su nombre, al momento de divorciarse se debe disolver el vínculo matrimonial empleando sus apodos y no su nombre, lo cual es absurdo y carece de todo sustento jurídico. No existe disposición legal alguna en la cual el juzgador pudiere fundar su ilegal consideración. En consecuencia, pido a los C. Magistrados que integran la H. Sala del conocimiento, se sirvan revocar la sentencia definitiva recurrida y dictar una nueva conforme a derecho corresponde y en la que se determine con exactitud, que los nombres correctos y verdaderos de las partes son XXXXXXXXXXX e XXXXXXXXXXXXX, sin la conjunción “Y” entre nuestros apellidos paterno y materno, y en caso de resultar procedente, se declare la disolución del vínculo matrimonial habido entre XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX e XXXXXXXXX, quienes al momento de contraer matrimonio se incluyó por error una conjunción “Y” copulativa entre sus apellidos paterno y materno; O bien, en el supuesto no concedido, y atento a la consideración del inferior, de corresponder conforme a derecho, declarar improcedente la acción de divorcio deducida en este asunto por ambas partes, reservando los derechos de las partes para que procedan previamente al ejercicio de la acción de divorcio a corregir en la vía y forma conducentes el error que existe en el acta de matrimonio, con lo que obviamente quedaría subsanada la contradicción del inferior.

 

Asimismo, el A-QUO sostiene que la suscrita compareció al desahogo de la prueba confesional a mi cargo, habiendo estampado mi firma de mi puño y letra; Sin embargo, el inferior omite considerar que mi esposo no compareció, y que la suscrita comparecí y me identifiqué con mi nombre correcto y verdadero de XXXXXXXXXXXXXXXXX, audiencia en la que si bien absolví posiciones, negué todas y cada una de ellas en mérito de que después de firmado el pliego correspondiente (firma que estampé antes de ser calificadas de legales las posiciones y obviamente sin estar enterada del contenido del pliego, por así establecerlo la ley), me percaté que las posiciones las dirigía “mañosa” y temerariamente mi contraria a la suscrita, pero tratando de atribuirme el nombre de XXXXXX Y XXXXXX, nombre que no corresponde a mi nombre correcto y verdadero, y toda vez que al momento de absolver posiciones, sin asistencia de mi abogado, la C. Secretaria de Acuerdos me negó mi derecho de hacer aclaraciones respecto de mi nombre correcto y verdadero, fue que por conducto de mi abogado patrono se realizaron las aclaraciones y manifestaciones que constan en el acta de la audiencia de ley, manifestaciones y hechos que no fueron controvertidas ni contradichas, ni por la contraria, ni por parte del Juzgado del conocimiento, por lo que producen los efectos legales de su certeza. Lo anterior es visible en el acta de audiencia de fecha XXXXXX de XXXXXX del año dos mil XXXXXX que corre agregada a los autos principales.

 

A mayor abundamiento, es de hacer valer en vía de agravio que lo manifestado por el A-QUO en la sentencia es incongruente y contrario a las constancias de autos y con las pruebas ofrecidas, admitidas y desahogadas por la suscrita en el juicio.

 

En efecto, como es visible en el escrito inicial de demanda de fecha X de XXXXXX de 200X, contrariamente a como lo afirma el A-QUO en la sentencia recurrida, mi esposo se ostenta correctamente con su nombre verdadero de XXXXXXXXXXXXXXXXXX y claramente se aprecia que la demanda la interpone contra la suscrita señalando expresamente mi nombre correcto y verdadero de XXXXXXXXXXXXXXXXXX, sin haber empleado la conjunción “Y” entre los apellidos paterno y materno, ni de su nombre como actor, ni de mi nombre como demandada. Asimismo, al proceder a contestar la demanda, lo hice empleando mi nombre correcto y verdadero de XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX como actora en la reconvención y la interpuse en contra del actor en lo principal, habiendo expresado como demandado en la reconvención el nombre correcto y verdadero de mi esposo XXXXXXXXXXXXXXXXXXXX, habiendo deducido al contestar el hecho X de la demanda y al redactar el hecho XXXXXX de la reconvención, que la suscrita contrajo matrimonio “COMO” XXXXXX y XXXXXX, con mi contraria “COMO” XXXXXXXXX y XXXXXX, tal y como consta en la copia certificada del acta del matrimonio celebrado entre las partes que la contraria acompañó a su demanda en lo principal y con la copia certificada del acta de inscripción de matrimonio expedida por la Oficina Central del Registro Civil del Distrito Federal que la suscrita acompañó al contestar la demanda e interponer mi reconvención.

 

Luego entonces, el A-QUO distorsiona, y afirma equivocadamente y de manera contraria a lo establecido por el artículo 81 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, que “el día XXX de XXXXXX del año dos mil XXX, y turnado a este juzgado, el señor XXXXXXXXXX y XXXXXX por su propio derecho demandó de la señora XXXXXX y XXXXXX.

 

El A-QUO en su definitiva recurrida, pasó por alto que mediante escrito de fecha XX de XXXXXX de 200X, le puse en conocimiento que mi esposo al desahogar la prevención que le impuso a su escrito inicial de demanda había realizado actos fraudulentos con la finalidad de ocultarme que había hecho una ilícita aclaración respecto de los nombres de las partes, realizando el truco de exhibir supuestas copias similares en apariencia a su original de su escrito de fecha XX de XXXXXX de 200X, pero diferentes en cuanto al texto sustancial y procedió con su conducta a la realización de un acto tendiente a inducir al error, y engañó a este H. Juzgado; Y asimismo, indujo al error y engañó a la suscrita, con la finalidad de obtener en este asunto una sentencia contraria a la ley, habiendo la suscrita exhibido en el juicio documentales idóneas para acreditar mis afirmaciones, las cuales no fueron objetadas en este juicio, por lo que hacen prueba plena en términos de ley, documentales con las que de manera indubitable se acredita que el nombre correcto y verdadero de mi esposo es XXXXXXXXXXXXXXXX, sin la conjunción “Y” entre sus apellidos paterno y materno; y que el nombre correcto y verdadero de la suscrita es XXXXXXXXXXXXXXXX, sin la conjunción “Y” entre mis apellidos paterno y materno.

 

A efecto de acreditar que los nombres correctos y verdaderos de las partes en este juicio son XXXXXXXXXXXXXXXX e XXXXXXXXXXXXXXXXXXX, sin la conjunción “Y” entre los apellidos paterno y materno de las partes, ofrecí, me fueron admitidas y se desahogaron las siguientes pruebas:

 

LA CONFESIONAL, que fue a cargo de mi esposo señor XXXXXXXXXXXXXXXX, probanza que se desahogó en audiencia de ley de fecha XXXXXX de XXXXXX del año dos mil XXXXXX y en la que se declaró fictamente confeso a mi esposo de las posiciones XXXXXX, XXXXXX y XXXXXX, que textualmente fueron articuladas de la siguiente manera:

 

A LA PRIMERA.- Que con fecha XXXXXXXX de XXXXXX de mil novecientos XXXXXX, el absolvente XXXXXXXXXXXXXXXXX, contrajo matrimonio con la articulante XXXXXXXXXXXXX, en la XXXXXX, Provincia de XXXXXX, España.

A LA SEGUNDA.- Que el absolvente XXXXXX, contrajo matrimonio con la articulante XXXXXXXXXXXXXX, bajo el régimen de sociedad de gananciales.

A LA TERCERA.- Que el absolvente XXXXXXXXXXXXXXXXX, procreó con la articulante XXXXXXXXXXXXXXXXX dos hijas de nombres XXXXXX y XXXXXX, de apellidos XXXXXX.

 

LAS DOCUMENTALES, que ofrecí como XXXXXX y XXXXXX  en mi escrito de ofrecimiento de pruebas de fecha X de XXXXXX de 200X, consistentes en las copias certificadas que se determinan en el escrito de referencia, relativas a certificaciones y constancias expedidas por el C. Registrador Público de la Propiedad y del Comercio del Distrito Judicial de XXXXXX, Estado de México, las cuales exhibí al juzgado del conocimiento adjuntas a mi escrito de fecha XX de XXXXXX de 200X, mediante el cual desahogué la vista que el A-QUO me concedió con las excepciones y defensas opuestas por mi esposo al dar contestación a la reconvención planteada en su contra. Estas probanzas no fueron objetadas por mi contraria, por lo que hacen prueba plena en términos de ley, por lo que acredité al A-QUO, entre otras cosas, que mi esposo en sus negocios emplea su nombre correcto y verdadero de XXXXXXXXXXXXXXXX, sin la conjunción “Y” entre sus apellidos paterno y materno.

 

LA DOCUMENTAL, que ofrecí como décima cuarta en mi escrito de ofrecimiento de pruebas de fecha X de  XXXXX de 200X, consistente en la copia certificada del acta de nacimiento de mi esposo señor XXXXXXXXXXXXXXXX, la cual fue expedida con fecha XX de XXXXX de 200X, por el C. Juez de la Oficina Central del Registro Civil del Distrito Federal, misma que exhibí al A-QUO adjunta a mi escrito de fecha XX de xxxxxxx de 200x, en los términos de los artículos 95, 96 y 97 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, por haber sido rendida como prueba de mi parte en mi escrito de fecha xx de febrero de 200x, mediante el cual desahogué la vista que el A-QUO me concedió con las excepciones y defensas opuestas por mi esposo al dar contestación a la reconvención planteada en su contra, documental con la que de manera incuestionable se acredita que el nombre verdadero de mi esposo lo es xxxxxxxxxxxxxxx, sin la conjunción “Y” entre sus apellidos paterno y materno.

 

LA DOCUMENTAL, que ofrecí como décima quinta en mi escrito de ofrecimiento de pruebas de fecha x de xxxxxxx de 200x, consistente en la copia del pasaporte número xxxxxxx expedido con fecha xx de xxxxxxx del año de mil novecientos noventa y xxxxxxx, por la Secretaría de Relaciones exteriores a favor de mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxx, la cual exhibí al A-QUO adjunta a mi escrito de  fecha xx de xxxxxxx de 200x. Esta documental no fue objetada, por lo que concatenada a la copia certificada del acta de nacimiento ofrecida como xxxxxxx en mi escrito de ofrecimiento de pruebas, se demostró incuestionablemente que el nombre verdadero de mi esposo lo es xxxxxxxxxxxx, sin la conjunción “Y” entre sus apellidos paterno y materno.

 

LA DOCUMENTAL, que ofrecí como xxxxxxx en mi escrito de ofrecimiento de pruebas de fecha x de xxxxxxx de 200x, consistente en la copia certificada de la carta de naturalización número xxxxxxx, expedida a mi favor por la Secretaría de Relaciones Exteriores, la cual acompañé a mi escrito de contestación a la demanda y reconvención, esta prueba por ser documental pública acredita fehacientemente que el nombre correcto y verdadero de la suscrita es xxxxxxx, sin la conjunción “Y” entre mis apellidos paterno y materno.

 

LA DOCUMENTAL, que ofrecí como xxxxxxx en mi escrito de ofrecimiento de pruebas de fecha x de xxxxxxx de 200x, consistente en la copia certificada del acta de nacimiento de la suscrita, expedida por el Registro Civil, del Estado de xxxxxxx de los Estados Unidos de xxxxxxx, la cual se acompañó a mi escrito de ofrecimiento de pruebas con la traducción correspondiente. Con esta probanza acredité y robustecí que el nombre verdadero de la suscrita es xxxxxxx, sin la conjunción “Y” entre mis apellidos paterno y materno.

 

LAS DOCUMENTALES, que ofrecí como décima séptima en mi escrito de ofrecimiento de pruebas de fecha xx de xxxx de 2004, consistentes en Pasaporte número C E xxxxxx de fecha xx de xxxx de 199x  y Pasaporte número C J xxxxxx de fecha 27 de febrero de 1998, ambas documentales expedidas a mi favor por la República Federativa de xxxxxx, documentales que adjunté a mi escrito de ofrecimiento de pruebas y con las que demostré en juicio que el nombre correcto y verdadero de la suscrita es xxxxxxxxxxxxxx, sin la conjunción “Y” entre mis apellidos paterno y materno.

 

LA DOCUMENTAL, que ofrecí como XXXXXXXX en mi escrito de ofrecimiento de pruebas de fecha X de XXXXXX de 200X, consistente en la copia certificada de la Notificación del Matrimonio Canónico celebrado entre las partes al Registro Civil de La XXXXXXXX, España, la cual se adjuntó al escrito de ofrecimiento de pruebas de la suscrita. Esta documental no fue objetada por lo que su valor indiciario, concatenado con las demás documentales antes referidas, acredita fehacientemente que los nombres correctos y verdaderos de las partes son XXXXXXXX e XXXXXXXX.

 

En la sentencia definitiva recurrida, el A-QUO omitió valorar, e incluso, siquiera nombrar las pruebas documentales antes mencionadas, por lo que es evidente que en mi agravio omitió entrar al estudio de los documentos de marras, lo que me causa agravio, ya que con dichas documentales y las demás constancias de autos, ha quedado debidamente probado en este juicio que el nombre correcto y verdadero de mi esposo es XXXXXXXX, sin la conjunción “Y” entre sus apellidos paterno y materno; y que el nombre correcto y verdadero de la suscrita es XXXXXXXX, sin la conjunción “Y” entre mis apellidos paterno y materno.

 

Luego entonces, no existe motivo ni fundamento legal alguno para que el inferior en la sentencia recurrida atribuya y resuelva el divorcio de las partes utilizando un nombre distinto a nuestro nombre verdadero, conculcando en mi agravio lo dispuesto por el artículo 81 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, que a la letra dispone:

 

Artículo 81.- Todas las resoluciones sean decretos de trámite, autos provisionales, definitivos o preparatorios o sentencias interlocutorias, deben ser claras, precisas y congruentes con las promociones de las partes, resolviendo sobre todo lo que éstas hayan pedido. Cuando el tribunal sea omiso en resolver todas las peticiones planteadas por el promovente, de oficio o a simple instancia verbal del interesado, deberá dar nueva cuenta y resolver las cuestiones omitidas dentro del día siguiente. Las sentencias definitivas también deben ser claras, precisas y congruentes con las demandas y las contestaciones y con las demás pretensiones deducidas oportunamente en el pleito, condenando o absolviendo al demandado, y decidiendo todos los puntos litigiosos que hayan sido objeto del debate. Cuando éstos hubieren sido varios, se hará el pronunciamiento correspondiente a cada uno de ellos.

 

La equivocada apreciación y aplicación del A-QUO en los RESULTANDOS y CONSIDERANDOS de su definitiva recurrida, antes mencionados, trajo como consecuencia su ilegal resolución y dictó ilegalmente los RESOLUTIVOS PRIMERO y SEGUNDO, en los que ilegalmente declaró procedente la vía ordinaria civil promovida por XXXXXXXX Y XXXXXXXX en contra de XXXXXXXX Y XXXXXXXX, sin que esto corresponda a la realidad, ya que las partes legitimadas en el juicio, si bien somos las mismas, nuestros nombres correctos y verdaderos son XXXXXXXXXXXXX e XXXXXXXXXXXX, sin la conjunción “Y” entre nuestros apellidos paterno y materno.

 

Así las cosas, también es ilegal y me causa agravio el punto resolutivo XXXXXXX de la definitiva recurrida, en mérito de que el inferior declara disuelto el vínculo matrimonial celebrado por los señores XXXXXXXX Y XXXXXXXX e XXXXXXXX Y XXXXXXXX, ya que insisto en que nuestros nombres correctos y verdaderos son XXXXXXXX e XXXXXXXX, sin la conjunción “Y” entre nuestros apellidos paterno y materno.

 

Ahora bien, con lo anterior se acredita que las partes al momento de contraer matrimonio, por un error se incluyó la conjunción copulativa “Y” entre los apellidos paterno y materno de las partes, y si bien es cierto que el acta de matrimonio es un requisito de procedibilidad para el ejercicio de la acción de divorcio, los errores contenidos en dicha acta de matrimonio no afectan la identidad de las partes, ni implica que se trate de personas distintas, por lo que no existe motivo ni justificación alguna para que el A-QUO, en una incomprensible resolución, y contrario a las constancias de autos, hubiere dictado su sentencia atribuyendo a las partes un nombre diverso al verdadero y acreditado en juicio, lo que me causa agravio, incluso de naturaleza patrimonial, ante el evidente riesgo de no poder liquidar los bienes que conforman la sociedad conyugal, ya que todos los bienes adquiridos por las partes durante nuestro matrimonio, los adquirimos bajo nuestro nombre correcto y verdadero, sin emplear ninguna conjunción “Y” entre los apellidos paterno y materno de las partes, tal y como consta en las constancias relativas que corren agregadas en autos.

 

También el inferior omite dar cumplimiento a lo ordenado por la H. XXXXXX Sala Familiar del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal en la sentencia de fecha XXXXXXXX de XXXXXXXX del año dos mil XXXXXXXX dictada en el toca número XXX /200X, en la cual se ordena que deben tomarse en consideración las objeciones realizadas por la suscrita en mi escrito de fecha XX de XXXXX de 200X; Y, como podrán apreciar los C. Magistrados que integran esta H. Sala del conocimiento, el inferior conculca el artículo 81 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal ya que omitió en sus consideraciones entrar al estudio de mis objeciones y pruebas que rendí sobre el particular, lo que me causa agravio.

 

Finalmente, el inferior declara procedente la acción de divorcio que deduje en la reconvención, en la que es claro que me ostenté como XXXXXXXXXXX, demandando de mi esposo XXXXXXXXXXXXXXXX; Pero incomprensiblemente en su definitiva el inferior resuelve declarar la disolución del vínculo matrimonial habido entre las partes, incluyendo la “Y” copulativa entre los apellidos paterno y materno de las partes, en plena contradicción a mis pretensiones, por lo que el A-QUO conculca en mi agravio lo dispuesto por el artículo 81 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal.

 

En mérito de lo anterior, pido a los C. Magistrados que integran la H. Sala del conocimiento, se sirvan revocar la sentencia definitiva recurrida y dictar una nueva conforme a derecho corresponde.

 

Además de todo lo anterior, el A-QUO me causa agravio con su sentencia recurrida al atribuir a las partes un nombre distinto del verdadero, ya que los nombres de las personas son un atributo de la personalidad de que goza una persona física, es un derecho de la personalidad inmutable que no puede ser modificado arbitrariamente y menos en una resolución judicial, por el simple hecho de que al contraer matrimonio se hubiere cometido algún error al anotar el nombre de los contrayentes. El A-QUO con su proceder transgrede el respe­to debido a mi categoría de ser humano y a mi dignidad de persona, ya que mi nombre es un bien personal en la que se cifra mi categoría de sujeto de derecho, mi nombre es un derecho de mi personalidad absoluto, y por dicho motivo, tengo como sujeto pasivo, tanto a los órganos del Estado como a todos los particulares, quienes tienen el deber de respetar mi nombre y no aprovechar la circunstancia de que erróneamente se hubiere anotado indebidamente o por error en el acta de mi matrimonio una conjunción “Y”, atribuyendo dicha conjunción como si realmente formara parte de mi nombre, ya que mi nombre es un derecho, repito, absoluto, inmutable, imprescriptible, intransmisible y conlleva la obligación correlativa de ostentar la personalidad precisamente bajo el nombre que consta en el acta de nacimiento, ya que es al momento del registro del nacimiento de las personas, el momento en que a los seres humanos se les pone nombre, a diferencia de todos los demás seres vivos.

 

Así las cosas, es ilegal la resolución combatida, por lo que pido a los C. Magistrados que integran la H. Sala del conocimiento, se sirvan revocar la sentencia definitiva recurrida y dictar una nueva conforme a derecho corresponde y en la que se determine con exactitud, que los nombres correctos y verdaderos de las partes son xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx e xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx, sin la conjunción “Y” entre nuestros apellidos paterno y materno, y en caso de resultar procedente, se declare la disolución del vínculo matrimonial habido entre xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx e xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx, quienes al momento de contraer matrimonio se incluyó por error una conjunción “Y” copulativa entre sus apellidos paterno y materno.

 

 

SEGUNDO AGRAVIO.- Este segundo agravio pido a la H. Sala del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal del conocimiento, se sirva proceder a su estudio en su conjunto con el primer agravio, por la relación que ambos agravios guardan entre sí.

 

Primeramente es de insistir que ha quedado acreditado en este asunto, que el nombre correcto y verdadero de las partes son xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx e xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx, actor y demandada respectivamente, sin que forme parte de nuestros nombres la conjunción copulativa “Y” visible en el acta de matrimonio y en el acta de inscripción de dicho matrimonio entre los apellidos paterno y materno de los contrayentes. Debiendo resaltar que en autos también se encuentra indefectiblemente acreditado que mi esposo xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx, de manera ilícita se atribuye en este juicio un nombre distinto a su nombre correcto y verdadero y me atribuye un nombre distinto a mi nombre correcto y verdadero, habiendo incurrido en la ilícita conducta de tratar de hacer creer que las partes tenemos el nombre que es visible en el acta de matrimonio y en el acta de inscripción de matrimonio, esto es, pretende hacer creer que los nombres correctos y verdaderos de las partes son xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx e xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx.

 

Sobre el particular, es de tomar en consideración lo hecho valer por la suscrita en mi escrito de fecha 16 de febrero de 20xx, mediante el cual puse en conocimiento del A-QUO que mi esposo xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx, mediante escrito de fecha 15 de diciembre de 20xx, desahogó la prevención que el inferior le impuso a su escrito inicial de demanda y exhibió supuestamente dos copias de dicho escrito para el traslado correspondiente a la suscrita; El original del mencionado escrito de fecha 15 de diciembre de 20xx, es similar en su forma y apariencia a las copias de traslado, pero el texto de dicho original es sustancialmente distinto al del texto de las supuestas copias que exhibió para el traslado de dicho escrito; Siendo que, las diferencias de texto sustanciales que se aprecian entre el texto del original del escrito de marras, con las copias que mi contraria exhibió para el traslado, son la siguientes: a) En la primer hoja del original del escrito de fecha 15 de diciembre de 20xx, se aprecia como nombre del promovente el de “xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx”, con la conjunción “Y” entre sus apellidos paterno y materno; Siendo que, en la primer hoja de las supuestas copias de dicho escrito que mi esposo exhibió para su traslado, se aprecia como nombre del promovente el de “xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx”, sin la conjunción “Y” entre sus apellidos paterno y materno; b) El segundo párrafo de la primer hoja del original del escrito de fecha xx de xxxxxx de 20xx, consta de diez renglones; Mientras que, el segundo párrafo de la primer hoja de las supuestas copias de dicho escrito que mi esposo exhibió para su traslado, consta solamente de cinco renglones; c) En el segundo párrafo antes citado de la primer hoja del original del escrito de fecha 15 de diciembre de 20xx, claramente se aprecia el texto siguiente: “Que por medio del presente escrito, en desahogo de la prevención impuesta en auto de fecha cinco de diciembre del año 20xx, vengo a aclarar que los nombres correctos del suscrito y de mi esposa son los de “xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx” e “xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx, tal y como consta en la copia certificada que anexo a esta promoción del acta de inscripción de nuestro matrimonio que me expidió el Registro Civil de esta ciudad, cuyo reverso contiene la aclaración de que el nombre correcto de la contrayente es el de “xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx”; Sin embargo, en el segundo párrafo de la primer hoja de las supuestas copias de dicho escrito que mi esposo exhibió para su traslado, se aprecia claramente un texto muy diferente al original, en el que no se lee, ni existe, ni siquiera por asomo, la aclaración respecto del nombre de las partes; d) El tercer párrafo de la primer hoja del original del escrito de fecha xx de xxxxxx de 20xx, consta de ocho renglones; Mientras que, el tercer párrafo de la primer hoja de las supuestas copias de dicho escrito que mi esposo exhibió para su traslado, consta solamente de seis renglones, con las diferencias de texto que a la vista saltan del simple cotejo que del texto de dichos renglones se realice por parte de este H. Sala del conocimiento.

 

La conducta ilícita de mi contraria, de exhibir en juicio su escrito de fecha xx de xxxxxx de 20xx, con dos supuestas copias para el traslado con texto diferente en su sustancia a su pretendido original, indujo error en la suscrita, ya que en la supuesta copia con la que se me corrió traslado en mi domicilio al momento del emplazamiento del escrito de marras, no se aprecia la aclaración de los nombres de las partes, SIENDO VISIBLE EN LA SUPUESTA COPIA DE TRASLADO, QUE EL ACTOR PROMOVIA CON SU NOMBRE VERDADERO SIN EMPLEAR LA CONJUNCIÓN “Y”, lo que impidió a la suscrita al contestar la demanda, que hiciera alguna referencia o aclaración respecto de los nombres verdaderos de las partes, los cuales son sin la conjunción “Y” que el actor pretende, tal y como lo hice valer y acredité al inferior en mi escrito de fecha xx de xxxxxx de 20xx, así como en mi escrito mediante el cual desahogué la vista que el A-QUO me concedió con las excepciones y defensas opuestas por mi contraria al contestar la reconvención planteada en su contra.

 

Es de hacer notar a los C. Magistrados de la H. Sala del conocimiento que, si mi esposo se hubiere conducido con probidad procesal, en lugar de recurrir al truco de exhibir supuestas copias, similares en apariencia a su original, pero diferentes en cuanto al texto sustancial, la suscrita hubiere contestado la demanda haciendo valer que la aclaración del nombre de la suscrita, visible en la copia certificada del acta de inscripción del matrimonio entre las partes, corresponde únicamente a que dicha dependencia, al proceder a la inscripción de nuestro matrimonio en el extranjero, anotó como nombre de la suscrita el de “XXXX”, debiendo ser el correcto el de “XXXX”; Asimismo, hubiere hecho valer al contestar la demanda (como ya se encuentra acreditado en autos), que los nombres verdaderos de las partes son “xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx e xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx” (sin la conjunción “y”), y que, el Registro Civil para el Distrito Federal se encuentra jurídicamente imposibilitada para proceder a corregir los nombres de las partes, de “xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx e xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx” (con la conjunción “y”), a los verdaderos de “xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx e xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx” (sin la conjunción “y”), ya que el error en nuestra acta de matrimonio se cometió al momento en que las partes contrajimos matrimonio en el extranjero, por lo que el Registro Civil del Distrito Federal, procedió a inscribir y a hacer las aclaraciones correspondientes de nuestra acta de matrimonio, en los mismos e idénticos términos como consta en el acta del Registro Civil de matrimonio que nos fue expedida por la autoridad competente en XXXX, Provincia de XXXXX, España. Por lo que, para el Registro Civil del Distrito Federal, los nombres correctos de los contrayentes, según el acta de matrimonio expedida por las autoridades españolas, incluyen entre sus apellidos paterno y materno la conjunción “y”, aun cuando dicha circunstancia no corresponda al nombre verdadero de las partes y sin que implique que se trata de personas distintas, ya que solamente se trata de un error en el nombre de los contrayentes que se produjo al momento en que las partes contrajimos matrimonio en el extranjero.

 

Luego entonces es concluyente que mi esposo xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx, mediante el truco de exhibir supuestas copias similares en apariencia a su original de su escrito de fecha xx de xxxxx de 20XX, pero diferentes en cuanto al texto sustancial, procedió con su conducta a la realización de un acto tendiente a inducir al error, y mediante las maniobras señaladas, ocultó a la suscrita que al desahogar la prevención impuesta a su escrito inicial, le atribuyó a las partes un nombre distinto al correcto y verdadero, lo que influyó definitivamente para que el inferior dictara la sentencia recurrida atribuyendo ilegalmente a las partes un nombre distinto a nuestro nombre correcto y verdadero.

 

Lo anterior se acreditó en el juicio con lo siguiente:

 

a) Con la documental consistente en la supuesta copia del escrito de fecha xx de xxxxx de 20xx, con la que se me corrió traslado en mi domicilio al momento del emplazamiento, la cual se encuentra agregada a los autos principales por haber sido exhibida en el juicio con mi escrito de fecha xx de xxxxxx de 20xx.

 

b) Con la certificación de fecha cuatro de junio del año dos mil xxxx, la Secretaria de Acuerdos “B”, adscrita al juzgado xxxxxxxxx de lo Familiar, la cual corre agregada a los autos, la cual fue ordenada en la sentencia de fecha dieciocho de mayo del año dos mil xxxx, dictada en el toca número xxx/20xx por la H. XXXXX Sala Familiar del Tribunal Superior de Justicia, certificación que, a pesar de ser parcial, inexacta e incompleta, demuestra indubitablemente que el actor en lo principal realizó maniobras fraudulentas y engañó a la autoridad judicial, motivando que a la suscrita al momento de ser emplazada se me corriera traslado con una copia apócrifa de su escrito de fecha 15 de diciembre de 20xx, copia en la que no consta que el actor hubiere realizado aclaración ninguna respecto de los nombres de las partes, por lo que se me ocultó, de esa manera, que el actor FALSAMENTE se atribuyó el nombre de xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx y le atribuyó falsamente a la suscrita el nombre de xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx.

 

Es de hacer notar, que en el considerando II, de la sentencia de fecha nueve de julio de dos mil xxxx, dictada en el toca número xxxx/20xx, la H. XXXX Sala Familiar del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, resolvió que la certificación a que hago referencia en el inciso b) anterior, fuere tomada en consideración por el inferior al momento de dictar la sentencia definitiva, sin embargo, el A-QUO hizo caso omiso de dicha resolución dictada por la superioridad, y en la sentencia definitiva que hoy se recurre, el Juez del conocimiento omitió siquiera referirse y tomar en cuenta la certificación multicitada y omitió referirse y tomar en cuenta las anomalías ilícitas de marras en que incurrió la parte actora, haciendo de lado mis pretensiones, lo que conculca en mi agravio, entre otros, lo dispuesto por el artículo 81 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal.

 

Como podrán notar los C. Magistrados que integran la H. Sala del conocimiento, mi esposo, después de su escrito inicial y a excepción de que en la audiencia previa y de conciliación y de excepciones procesales se aclaró su nombre correcto y verdadero, en las demás actuaciones ilícitamente se atribuyó como nombre el de xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx; Sin embargo dicho nombre solamente se lo atribuye ilícitamente en este juicio en que se actúa. Ante otras autoridades, mi esposo emplea y se identifica con su nombre correcto y verdadero de xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx, sin emplear la conjunción “Y” entre sus apellidos paterno y materno, lo que confirma que su proceder en este asunto es ilícito con el propósito de obtener, como lo obtuvo, una sentencia contraria a derecho, por lo que hago valer como HECHO SUPERVENIENTE que, con fecha nueve de agosto del año dos mil xxxx, mi esposo compareció ante el C. LIC. XXXXXXXXX, AGENTE DEL MINISTERIO PÚBLICO, TITULAR DE LA UNIDAD INVESTIGADORA NUMERO XXXXX, DE LA FISCALÍA DE SUPERVISIÓN Y COORDINACIÓN DE AVERIGUACIONES PREVIAS ZONA PONIENTE AGENCIA “C”, DE LA PROCURADURÍA GENERAL DE JUSTICIA DEL DISTRITO FEDERAL, EN LA AVERIGUACIÓN PREVIA NUM: FPMPF/XXX/XX/XX-XX, autoridad ante la cual mi esposo compareció personalmente, se identificó y declaró con su nombre correcto y verdadero de xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx, incluso asistido de su abogado XXXXXXX, quien en este asunto ha actuado como mandatario judicial de mi esposo, con lo que se corrobora que la conjunción copulativa “Y” que emplea mi esposo entre sus apellidos paterno y materno en este juicio, lo hace con la único e ilícito propósito de adecuar el nombre al que es visible y que por error se asentó en el acta de matrimonio.

 

El hecho mencionado en el párrafo que antecede tiene el carácter de superveniente en mérito de que sucedió con fecha nueve de agosto de dos mil xxxxx, fecha posterior a la citación para sentencia en este asunto, por lo que con fundamento en el artículo 706 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, ofrezco como superveniente, la siguiente,

 

PRUEBA:

 

LA DOCUMENTAL, consistente en las copias certificadas expedidas por el C. Agente del Ministerio Público, titular de la unidad investigadora número xxxx, de la Fiscalía de Supervisión y Coordinación de Averiguaciones Previas, Zona Poniente, Agencia “C”, de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, de la comparecencia del señor xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx de fecha xxxx de xxxxx de dos mil xxxxx, con todos los documentos que mi esposo exhibió y de los documentos con los que se identificó en la AVERIGUACIÓN PREVIA NÚMERO FPMPF/XXXX/XX/XX-XX. Esta prueba documental la adjunto a este escrito y deberá versar sobre el nombre que mi esposo se atribuye ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, con el propósito de acreditar que solamente en este juicio se atribuye como su nombre el de xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx, empleando ilícitamente una conjunción “Y” entre sus apellidos paterno y materno.

 

___________________________________________

 

Luego entonces y por otro lado, me causa agravio por incongruente e ilegal el Considerando III de la Sentencia Definitiva recurrida, ya que el A-QUO afirma equivocadamente y de manera contraria a las constancias y pruebas rendidas en juicio que “.....por lo que tenemos que el señor XXXXXX XXXXXX XXXXXX y XXXXXX demando de su cónyuge XXXXX XXXXXX y XXXXXXXXX..., y ante dicha consideración errónea dicta los puntos resolutivos Primero y Segundo, en los términos como ya han quedado precisados con anterioridad en este escrito. Dicha consideración y los consecuentes puntos resolutivos citados son ilegales atento a que la parte actora en lo principal (y como ya quedó demostrado), de manera fraudulenta y temeraria se atribuyó un nombre distinto a su nombre verdadero y atribuyó a la suscrita un nombre diverso a mi nombre verdadero, con la evidente finalidad de adecuar, de manera ilícita, los nombres de las partes a los nombres que son visibles en el acta de matrimonio donde consta la relación matrimonial de las partes, en la que por un error, al momento de la celebración del acto jurídico correspondiente, se anotó una conjunción “Y” entre los apellidos paterno y materno de los contrayentes.

 

Sobre este particular, resulta procedente la excepción de Genérica de Falta de Acción (sine actione agis), que opuse al contestar la demanda interpuesta en mi contra en mi escrito de fecha xx de enero de 20xx, el cual pido se tenga por reproducido en este agravio en todas sus partes como si lo fuere a la letra para todos los efectos legales a que haya lugar.

 

Dicha excepción de sine actione agis encuentra su apoyo y resulta procedente, en el hecho evidente y demostrado de que mi contraria, en el juicio pretendió adecuar ilícitamente los nombres de las partes en este asunto, a los nombres visibles en el acta de matrimonio cuya copia certificada y apostillada corre agregada en los autos originales, circunstancia y actuación ilícita de mi contraria que le hace perder legitimación e interés jurídico para el ejercicio de su acción de divorcio, ya que, en lugar de deducir como debe de ser, el error visible en el acta de matrimonio, se conduce con evidente falsedad y temeridad pretendiendo hacer creer a las autoridades que los nombres correctos de las partes son los que aparecen en la copia certificada y apostillada del acta de matrimonio de marras, así como en la copia certificada del acta de inscripción del matrimonio ante el Registro Civil del Distrito Federal, en la que por obvias razones, se reprodujo el error de origen al momento de la inscripción del acto jurídico celebrado en el extranjero. Así las cosas, es indiscutible que mi contraria pretende darle a los documentos en los que consta la relación matrimonial entre las partes, un valor jurídico del cual carecen, por lo resultan ineficaces para que mi contraria pueda deducir su acción de divorcio en los términos fraudulentos en que lo hace.

 

Por las anteriores razones, fue que mediante escrito de fecha xx de febrero de 20xx, procedí a objetar las documentales exhibidas por mi esposo en este juicio, lo que textualmente hice y reproduzco en vía de agravios, en los siguientes términos:

 

PRIMERO.- Se objeta e impugna el alcance y valor probatorio que la parte actora en lo principal pretende atribuirle a la documental consistente en la copia certificada del Acta de Inscripción de Matrimonio Canónico, expedida por el Registro Civil de xxxxx, Provincia de xxxxxxx, España, con la certificación y fe de firmas expedida por la C. Ana Teresa Canoa Pérez, Notaria del Ilustre Colegio de Galicia, con residencia en xxxxxxxxx, España, y, apostillada en los términos de la Convención de la Haya de cinco de octubre de mil novecientos sesenta y uno, documental que mi contraria adjuntó a su escrito inicial de demanda, como base y requisito de procedibilidad de su acción de divorcio.

 

En efecto, la documental referida en el párrafo que antecede, carece del alcance y valor probatorio que mi contraria pretende atribuirle al haberla exhibido como base de su acción, ya que adolece del vicio de tener asentados INCORRECTAMENTE los nombres de los contrayentes; Esto es, en el acta que se impugna de manera indebida se aprecian como nombres de los contrayentes los de XXXX XXXXXXX XXXXXXX Y XXXXXX y el de XXXXX XXXXX Y XXXXXXXX, observándose la conjunción “Y” entre los apellidos paterno y materno de los contrayentes, lo cual no corresponde a la realidad jurídica de las partes en este asunto, ya que los nombres correctos y verdaderos de las partes en este asunto son xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx e xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx, sin que forme parte de nuestros nombres la conjunción “Y” entre los apellidos paterno y materno de las partes en este asunto, por lo que la documental materia de mi objeción adolece de vicios que la hacen ineficaz para servir como base o requisito de procedibilidad en el ejercicio de la acción de divorcio que intenta mi contraria, siendo sobre el particular procedente atender en detalle a las siguientes razones:

 

1.- En la documental materia de mi objeción e impugnación, se aprecia como nombre de los contrayentes los de xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx y el de xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx, observándose la conjunción “Y” entre los apellidos paterno y materno de los contrayentes.

 

2.- El nombre verdadero de las partes en este asunto es xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx y el de xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx, sin la conjunción “Y” entre los apellidos paterno y materno de las partes, lo cual se acredita de manera fehaciente e indubitable con los siguientes documentos públicos que forman parte de los autos:

 

a)        Con la documental pública consistente en la Copia Certificada del acta de nacimiento de mi contraria expedida por el C. Juez de la Oficina Central del Registro Civil del Distrito Federal, la cual exhibí a este H. Juzgado con mi escrito de fecha xx de febrero de 20xx, en la que consta que el nombre verdadero y correcto de mi esposo es xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx, sin que forme parte de su nombre verdadero la conjunción “Y” entre sus apellidos paterno y materno, visible de manera indebida en la documental materia de mi objeción.

 

b)        Con la documental pública consistente en la copia certificada de la carta de naturalización número 000xxxx, expedida a mi favor por la Secretaría de Relaciones Exteriores, la cual se acompañó a mi escrito de contestación a la demanda de fecha xx de enero de 20xx, y en la que consta de manera indudable y fehaciente que el nombre correcto y verdadero de la suscrita lo es xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx, sin que forme parte de mi nombre verdadero la conjunción “Y” entre mis apellidos paterno y materno, visible de manera indebida en la documental materia de mi objeción.

 

c)        Con la certificación constante en la propia documental materia de mi objeción, visible en el “unido” que contiene el apostillamiento del acta de inscripción de matrimonio canónico y en el cual textualmente se lee lo siguiente: “Unido al certificado de matrimonio de xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx, expedido por el Registro Civil de xxxxx el xxxx de septiembre de dos mil xxxx y legitimado por la Notario de Ponte-Caldelas Doña Ana Teresa Canoa Pérez el veintidós de septiembre de dos mil xxxx, de lo que se desprende incuestionablemente, que la conjunción “Y” visible en la documental que objeto e impugno no forma parte de los nombres correctos y verdaderos de las partes en este asunto, por lo que dicha conjunción “Y”, es visible por error y de manera indebida entre los apellidos paterno y materno de los contrayentes en la documental materia de mi objeción. Luego entonces, es incuestionable que la documental que objeto se encuentra viciada y es ineficaz para ser empleada por el actor como base de su acción, ya que el acta de matrimonio, libre de vicios, constituye un requisito de procedibilidad para el ejercicio de la acción de divorcio.  

 

d)        Con las copias certificadas que la suscrita acompañó a su escrito de fecha xx de febrero de 20xx, expedidas por el C. Registrador Público de la Propiedad y del Comercio del Distrito Judicial de xxxxxx, Estado de México, las cuales corren agregadas a los autos y en las que consta que mi esposo, el actor en lo principal, utiliza en sus negocios su nombre verdadero de xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx, sin la conjunción “Y” entre sus apellidos paterno y materno.

 

SEGUNDO.- Se objeta e impugna el alcance y valor probatorio que la parte actora en lo principal pretende atribuirle a la documental consistente en la copia certificada del Acta de Inscripción de Matrimonio expedida por el Registro Civil del Distrito Federal, la cual fue exhibida por mi contraria en su temerario, engañoso, fraudulento y tramposo escrito de fecha 15 de diciembre de 20xx, la cual es ineficaz para servir como base o como requisito de procedibilidad en el ejercicio de la acción de divorcio intentado por mi contraria, atento a las siguientes razones:

 

1.- La documental materia de mi objeción e impugnación, contiene la inscripción, en sus términos literales, del Acta de Inscripción de Matrimonio Canónico, expedida por el Registro Civil de xxxxx, Provincia de xxxxxxx, España. Luego entonces, en el acta de inscripción levantada ante el Registro Civil del Distrito Federal, se recogieron los vicios de la documental que sirvió de base para su inscripción, impugnada en el apartado que antecede, y se reprodujeron como nombres de los contrayentes los de xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx y el de xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx, incluyendo la conjunción “Y” entre los apellidos paterno y materno de los mismos, aun cuando dicha circunstancia no corresponda al nombre verdadero de las partes; Siendo que, a la fecha de presentación de este escrito de objeción, ninguna de las partes ha procedido a la rectificación del acta de inscripción de matrimonio, para ajustarla a la realidad de los nombres de las partes, los cuales son, como ya se señaló y acreditó anteriormente, los de xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx e xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx, sin la conjunción “Y” que indebidamente y por error se aprecia en la documental materia de mi objeción.

 

2.- En mérito de lo anterior, la copia certificada del acta de inscripción de matrimonio expedida por el Registro Civil del Distrito Federal que mi contraria acompañó a su escrito de fecha xx de xxxxx de 20xx, se encuentra viciada y es ineficaz para ser empleada por mi contraria como base o como requisito de procedibilidad para el ejercicio de su acción en este asunto, por no corresponder los nombres verdaderos de las partes, a los nombres visibles en la documental materia de mi objeción.

 

TERCERO.- Se objeta e impugna el alcance y valor probatorio del fraudulento, temerario y engañoso escrito de fecha 15 de diciembre de 20xx, firmado del puño y letra de mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxxxxx, el cual forma parte de las actuaciones instrumentales en este asunto, por las siguientes razones:

 

1.- Como ya lo puse en conocimiento de su Señoría en mi escrito de fecha 16 de febrero de 20xx, mi esposo xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx, mediante escrito de fecha 15 de diciembre de 20xx, desahogó la prevención que su Señoría le impuso a su escrito inicial de demanda y exhibió supuestamente dos copias de dicho escrito para el traslado correspondiente a la suscrita.

 

2.- El original del escrito mencionado en el punto 1 que antecede, es similar en su forma y apariencia a las copias de traslado; Pero el texto de dicho original es sustancialmente distinto al del texto de las supuestas copias que exhibió para el traslado de dicho escrito; Siendo que, las diferencias de texto sustanciales que se aprecian entre el texto del original del escrito de marras, con las copias que mi contraria exhibió para el traslado, son las siguientes:

 

a) En la primer hoja del original del escrito de fecha 15 de diciembre de 20xx, se aprecia como nombre del promovente el de “xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx”, con la conjunción “Y” entre sus apellidos paterno y materno; Siendo que, en la primer hoja de las supuestas copias de dicho escrito que mi esposo exhibió para su traslado, se aprecia como nombre del promovente el de “xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx”, sin la conjunción “Y” entre sus apellidos paterno y materno.

 

b) El segundo párrafo de la primer hoja del original del escrito de fecha xx de diciembre de 20xx, consta de diez renglones; Mientras que, el segundo párrafo de la primer hoja de las supuestas copias de dicho escrito que mi esposo exhibió para su traslado, consta solamente de cinco renglones.

 

c) En el segundo párrafo antes citado de la primer hoja del original del escrito de fecha 15 de diciembre de 20xx, claramente se aprecia el texto siguiente: “Que por medio del presente escrito, en desahogo de la prevención impuesta en auto de fecha cinco de diciembre del año 20xx, vengo a aclarar que los nombres correctos del suscrito y de mi esposa son los de “xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx” e “xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx, tal y como consta en la copia certificada que anexo a esta promoción del acta de inscripción de nuestro matrimonio que me expidió el Registro Civil de esta ciudad, cuyo reverso contiene la aclaración de que el nombre correcto de la contrayente es el de “xxxxxxxx xxxxxxxx y xxxxxxxx”; Sin embargo, en el segundo párrafo de la primer hoja de las supuestas copias de dicho escrito que mi esposo exhibió para su traslado, se aprecia claramente un texto muy diferente al original, en el que no se lee, ni existe, ni siquiera por asomo, la aclaración respecto del nombre de las partes.

 

d) Finalmente, el tercer párrafo de la primer hoja del original del escrito de fecha xx de xxxxx de 20xx, consta de ocho renglones; Mientras que, el tercer párrafo de la primer hoja de las supuestas copias de dicho escrito que mi esposo exhibió para su traslado, consta solamente de seis renglones, con las diferencias de texto que a la vista saltan del simple cotejo que del texto de dichos renglones se realice.

 

3.- Así las cosas, la conducta ilícita de mi contraria, de exhibir ante su Señoría su escrito de fecha xx de xxxxxxxx de 200x, con dos supuestas copias para el traslado con texto diferente en su sustancia a su pretendido original, indujo error en la suscrita, ya que en la supuesta copia con la que se me corrió traslado en mi domicilio al momento del emplazamiento del escrito de marras, no se aprecia la aclaración de los nombres de las partes, SIENDO VISIBLE EN LA SUPUESTA COPIA DE TRASLADO, QUE EL ACTOR PROMOVIA CON SU NOMBRE VERDADERO SIN EMPLEAR LA CONJUNCIÓN “Y”, lo que impidió a la suscrita al contestar la demanda, que hiciera alguna referencia o aclaración respecto de los nombres verdaderos de las partes, los cuales son sin la conjunción “Y” que el actor pretende, tal y como lo hago valer y acredito a su Señoría en mi escrito de fecha xx de xxxxxxxx de 200x, así como en mi escrito mediante el cual desahogo la vista que su Señoría me concedió con las excepciones y defensas opuestas por mi contraria al contestar la reconvención planteada en su contra.

 

4.- Si mi esposo, se hubiere conducido con probidad procesal, en lugar de recurrir al truco de exhibir supuestas copias, similares en apariencia a su original, pero diferentes en cuanto al texto sustancial, la suscrita hubiere contestado la demanda haciendo valer que la aclaración del nombre de la suscrita, visible en la copia certificada del acta de inscripción del matrimonio entre las partes, corresponde únicamente a que dicha dependencia, al proceder a la inscripción de nuestro matrimonio en el extranjero, anotó como nombre de la suscrita el de “xxxxxx”, debiendo ser el correcto el de “xxxxxxxx”; Asimismo, hubiere hecho valer al contestar la demanda (como ya se encuentra acreditado en autos), que los nombres verdaderos de las partes son “xxxxxxxxxxxxxxxx e xxxxxxxxxxxxxx” (sin la conjunción “y”), y que, el Registro Civil para el Distrito Federal se encuentra jurídicamente imposibilitada para proceder a corregir los nombres de las partes, de “xxxxxxxxxx Y xxxxxxxx e xxxxxxxxxxxx Y xxxxxxxx” (con la conjunción “y”), a los verdaderos de “xxxxxxxxxxxxxxxx e xxxxxxxxxxxxxxxx” (sin la conjunción “y”), ya que el error en nuestra acta de matrimonio se cometió al momento en que las partes contrajimos matrimonio en el extranjero, por lo que el Registro Civil del Distrito Federal, procedió a inscribir y a hacer las aclaraciones correspondientes de nuestra acta de matrimonio, en los mismos e idénticos términos como consta en el acta del Registro Civil de matrimonio que nos fue expedida por la autoridad competente en La xxxx, Provincia de xxxxxxxxxxxxxxxx, España. Por lo que, para el Registro Civil del Distrito Federal, los nombres correctos de los contrayentes, según el acta de matrimonio expedida por las autoridades españolas, incluyen entre sus apellidos paterno y materno la conjunción “y”, aun cuando dicha circunstancia no corresponda al nombre verdadero de las partes y sin que implique que se trata de personas distintas, ya que solamente se trata de un error en el nombre de los contrayentes que se produjo al momento en que las partes contrajimos matrimonio en el extranjero.

 

5.- De todo lo anterior se concluye que mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxx, mediante el truco de exhibir supuestas copias similares en apariencia a su original de su escrito de fecha xx de xxxxxxxxxxxx de 200x, pero diferentes en cuanto al texto sustancial, procedió con su conducta a la realización de un acto tendiente a inducir al error, y engañó a este H. Juzgado con la finalidad ilícita de hacer creer que los nombres verdaderos de las partes contienen una conjunción “Y” entre sus apellidos paterno y materno, habiendo obtenido de esa manera fraudulenta, que su Señoría le diera entrada a su demanda, e impidiera por sus maniobras y truco antes descritos que la suscrita se hubiera podido excepcionar debidamente al contestar la demanda. Incluso, es de aclarar que la conducta fraudulenta cometida por la parte actora en lo principal, causó tal confusión en la suscrita respecto de la realidad, que bajo la creencia de que su Señoría le había dado curso a la demanda principal sin mediar aclaración alguna respecto del nombre verdadero de las partes, fue que interpuse la reconvención, pero conduciéndome con honestidad, ya que en ningún momento he intentado atribuirme un nombre distinto del verdadero, tal y como la parte actora lo hace ante su Señoría en este juicio.

 

6.- A efecto de acreditar la objeción que la suscrita realiza en este apartado xxxxxxxxxxx, ofrezco como pruebas las documentales que corren agregadas en autos, consistentes en: El original del escrito de fecha xx de xxxxxx de 20xx firmado del puño y letra de mi contraria; La supuesta copia del escrito de fecha 15 de diciembre de 20xx, con la que se me corrió traslado en mi domicilio al momento del emplazamiento, la cual ya corre agregada a los autos por haber sido exhibida con mi escrito de fecha 16 de febrero de 20xx; Y, con la supuesta copia del escrito de fecha 15 de diciembre de 20xx, que corresponde al duplicado de este escrito y la cual corre agregada a los presentes autos entre las fojas 26 y 27.

 

7.- Luego entonces, en este asunto carece de alcance y de valor probatorio alguno la documental que contiene la aclaración unilateral que mi contraria hizo en su escrito de fecha xx de xxxxx de 20xx, respecto de los nombres de las partes, atento a que lo hizo como medio de engaño a su Señoría y con las maquinaciones antes citadas, con el ilícito propósito de acoplar ilegalmente el nombre de las partes en este asunto, al nombre visible en las documentales que exhibió como base de su acción de divorcio, las cuales como ya se dijo, se encuentran viciadas y son insuficientes para constituir el requisito de procedibilidad para el ejercicio de la acción interpuesta en mi contra.

 

Respecto de mis objeciones antes transcritas, contenidas en mi escrito de fecha 23 de febrero de 20xx, la H. XXXXX Sala del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, mediante sentencia de fecha nueve de julio del año dos mil cuatro, dictada en el toca número xxxx/20xx, en el resolutivo segundo de dicha sentencia, revocó el auto apelado para quedar en lo conducente, en los siguientes términos:

 

..... objeciones que se tomarán en consideración al dictar Sentencia Definitiva que corresponda.....

 

Ahora bien, el A-QUO en toda su sentencia recurrida, no entra ni por asomo, al estudio de la excepción Genérica de Falta de Acción que opuse al contestar la demanda, ni entra al estudio ni hace consideración alguna respecto de las objeciones que realicé en mi escrito de fecha 23 de febrero de 20xx, omitiendo asimismo hacer alguna valoración de las objeciones que realicé respecto del alcance y valor probatorio que mi contraria pretendió atribuir a los documentos objetados, ni entró al estudio ni realizó valoración alguna de las constancias de autos y pruebas que ofrecí y fueron desahogadas en juicio y las cuales se precisan en mi escrito de ofrecimiento de pruebas de fecha 4 de marzo de 20xx, siendo el caso, de que el A-QUO, de haber entrado al estudio, tanto de la excepción de sine actione agis, como de mis objeciones y pruebas referidas, incuestionablemente hubiere resuelto que el actor en lo principal no probó su acción, en tanto que la suscrita xxxxxxxxxxxxxxxx si probó su acción, declarando la disolución del vínculo matrimonial celebrado por los señores xxxxxxxxxxxxxxxx e xxxxxxxxxxxxxxxx, quienes contrajeron matrimonio como “xxxxxx xxxxx y xxxxxxx e xxxxxx xxxxx y xxxxxxx, tal y como lo deduje al contestar el hecho 1 de la demanda interpuesta en mi contra y tal como lo hice valer al narrar el hecho primero de mi reconvención.

 

Al no haberlo hecho así, el inferior conculca en mi agravio lo dispuesto por los artículos 1 y 81 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, que a la letra establecen:

 

Artículo 1.- Sólo puede iniciar un procedimiento judicial o intervenir en él, quien tenga interés en que la autoridad judicial declare o constituya un derecho o imponga una condena y quien tenga el interés contrario.

Podrán promover los interesados, por sí o por sus representantes o apoderados, el Ministerio Público y aquellos cuya intervención esté autorizada por la Ley en casos especiales.

 

Artículo 81.- Todas las resoluciones sean decretos de trámite, autos provisionales, definitivos o preparatorios o sentencias interlocutorias, deben ser claras, precisas y congruentes con las promociones de las partes, resolviendo sobre todo lo que éstas hayan pedido. Cuando el tribunal sea omiso en resolver todas las peticiones planteadas por el promovente, de oficio o a simple instancia verbal del interesado, deberá dar nueva cuenta y resolver las cuestiones omitidas dentro del día siguiente. Las sentencias definitivas también deben ser claras, precisas y congruentes con las demandas y las contestaciones y con las demás pretensiones deducidas oportunamente en el pleito, condenando o absolviendo al demandado, y decidiendo todos los puntos litigiosos que hayan sido objeto del debate. Cuando éstos hubieren sido varios, se hará el pronunciamiento correspondiente a cada uno de ellos.

 

A mayor abundamiento, podrán apreciar los C. Magistrados que integran la H. Sala del conocimiento, que el A-QUO en el considerando VI de su sentencia definitiva hoy recurrida, de manera incongruente afirma que: “.... se considera igualmente procedente la causal de divorcio invocada por la reconvencionista....”, argumento del A-QUO que a todas luces resulta incomprensible, ya que la suscrita en mi escrito de reconvención de fecha 22 de enero de 20xx, utilicé mi nombre correcto y verdadero de xxxxxx xxxxx  xxxxxxx y el ejercicio de mi acción de divorcio lo deduje en contra de mi esposo empleando su nombre correcto y verdadero de xxxxxx xxxxx  xxxxxxx; Y, durante la secuela procesal siempre me identifiqué con mi nombre verdadero y utilicé para el demandado en la reconvención su nombre correcto y verdadero, por lo que, insisto resulta incomprensible y contradictorio a las constancias de autos, que el inferior declare la disolución del vínculo matrimonial afirmado que acredité mi acción reconvencional y utilice la conjunción copulativa “Y” entre los apellidos paterno y materno de las partes en los puntos resolutivos I y II de su definitiva recurrida, cuando dicha circunstancia es contradictoria a la pretensión de la suscrita.

 

En mérito de lo anterior, pido a los C. Magistrados que integran la H. Sala del Tribunal Superior de Justicia del conocimiento, se sirvan revocar la sentencia definitiva recurrida y dictar una nueva resolución definitiva en la que se resuelva que ha sido improcedente la acción de divorcio ejercida por el actor en lo principal, por carecer de interés jurídico al haberse atribuido ante la autoridad judicial un nombre distinto de su nombre verdadero y pretender atribuir a la demandada en lo principal un nombre distinto de su nombre verdadero, declarando en todo caso, que la acción de divorcio ejercida por la reconvencionista xxxxxx xxxxx  xxxxxxx entablada en contra del señor xxxxxx xxxxx  xxxxxxx ha sido procedente, sin que sea obstáculo para la procedencia de esta acción, el error visible en la copia certificada del acta de matrimonio y de la copia certificada del acta de inscripción de dicho matrimonio, consistente en que indebidamente se asentó una conjunción copulativa “Y” entre los apellidos paterno y materno de los contrayentes, ya que esta circunstancia no afecta la identidad, ni la legitimación activa de la reconvencionista ni la pasiva del demandado en la reconvención, legitimación que fue resuelta en la Audiencia Previa y de Conciliación y Excepciones Procesales en la que se tuvo por legitimados a xxxxxx xxxxx  xxxxxxx y a xxxxxx xxxxx  xxxxxxx quienes promovieron en este juicio por su propio derecho; Y, en consecuencia, declarar disuelto el vínculo matrimonial habido entre los señores xxxxxx xxxxx  xxxxxxx e xxxxxx xxxxx  xxxxxxx.

 

 

TERCER AGRAVIO.- En la sentencia definitiva recurrida, el A-QUO dictó ilegalmente el considerando VII, que en lo conducente se transcribe a continuación:

 

VII.-.... Que es de considerarse improcedente lo reclamado por la actora reconvencionista en las prestaciones antes mencionadas por los siguientes razonamientos:...... y no obstante el demandado en la reconvención fue declarado confeso de todas y cada una de las posiciones previamente calificadas dicha probanza por sí sola no tiene valor probatorio pleno por no estar adminiculada debidamente con otra probanza ya que las pruebas documentales que se encuentran agregadas a los presentes autos éstas sólo acreditan para lo que fueron expedidas. Y en cuanto a la documental privada exhibida por la actora reconvencionista consistente en el convenio que celebró con su contrario el dos de febrero del año dos mil xxx denominado “Convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes...”, se desprende de la simple lectura de las cláusulas décima y décima primera (materia de las tres reclamadas por la accionante en los incisos c) y d)), que la actora en la reconvención cedió los derechos sobre las acciones del capital social de la empresa denominada Industrial xxxxxx xxxxx  xxxxxxx Sociedad de Capital Variable y los de la empresa xxxxxx xxxxx  xxxxxxx sociedad anónima de capital por lo que recibiría la renta vitalicia por la cantidad especificada en dichas cláusulas; no obstante ello a dicha probanza no tiene el valor probatorio pleno que le pretende dar la accionante, en virtud, de que dicha cesión de derechos de las acciones del capital social que constituyen las empresas referidas y la fijación de la cantidad por renta vitalicia, no cumplen con las formalidades exigidas por la ley. A mayor abundamiento, cabe señalar que dicho convenio celebrado entre las partes en este juicio por sí solo no surte los efectos pretendidos por la enjuiciante, toda vez que adolece de requisito de forma y que por el contenido especial de las cláusulas décima y décimo primera por lo menos debió estar ratificado ante la presencia judicial, y ante el incumplimiento del mismo es procedente considerar la excepción de nulidad la cual también puede ser invocada como acción,.....

 

La anterior consideración del A-QUO motivó los siguientes e ilegales puntos resolutivos:

 

TERCERO.- Se declara disuelta la sociedad conyugal habida entre las partes, la que se liquidará en ejecución de sentencia si existiere materia para ello.

 

SÉPTIMO.- Se absuelve al demandado en la reconvención del pago de las prestaciones reclamadas por la reconvencionista en los incisos c) y d) del capítulo correspondiente de la reconvención, por los razonamientos expuestos en el cuerpo de esta resolución.

 

El considerando VII y los puntos resolutivos tercero y séptimo de la sentencia definitiva recurrida, son ilegales, en mérito de que conculca en mi agravio lo dispuesto por los artículos 81, 334, 335, 338 al 344, 402 y 403 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, así como los artículos 2774, 2777, 2783 y 2787 del Código Civil para el Distrito Federal.

 

En efecto, en mi reconvención contenida en mi escrito de fecha 22 de enero de 20xx, bajo los incisos b), c) y d) del capítulo de prestaciones correspondiente, reclamé de mi esposo xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, las siguientes prestaciones:

 

b) La disolución de la sociedad conyugal, régimen que se equipara a la sociedad legal de gananciales, bajo el cual, las partes contrajimos matrimonio, la cual deberá ser liquidada en ejecución de sentencia, mediante el incidente respectivo, en los términos como las partes lo pactamos previamente en el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes”, de fecha dos de febrero del año dos mil xxx, cuyo cumplimiento reclamo del demandado en la reconvención.

 

c) Con fundamento en el artículo 2783 del Código Civil para el Distrito Federal, reclamo el pago de las rentas vencidas que por concepto de  Renta Vitalicia me adeuda el demandado en la reconvención, así como el aseguramiento de las futuras, en cumplimiento de la cláusula xxxxxxxxxx del “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes”, de fecha dos de febrero del año dos mil xxx; Y, consecuentemente, reclamo del demandado en la reconvención el pago de la cantidad de xxxxxx.00 U.S. Dlls. (xxxxxxxxx DÓLARES AMERICANOS de los E.U.A) (salvo error aritmético u omisión), o su equivalente en Moneda Nacional al momento del pago, por concepto de  la RENTA VITALICIA que me adeuda, correspondiente a los meses de  junio, julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre, diciembre del año dos mil xxx y enero del año dos mil xxx, a razón de xxxxxx.00 U.S. Dlls. (xxxxx MIL DOLARES AMERICANOS de los E.U.A), por cada mes, así como por los meses de febrero, marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre del año dos mil xxxx, y enero del año dos mil xxxxx, a razón de xxxxxx.00 U.S. Dlls. (xxxxx MIL DOLARES AMERICANOS de los E.U.A), por cada mes; Así como el pago de las mensualidades que se sigan venciendo y acumulando por concepto de RENTA VITALICIA, a razón de xxxxxx.00 U.S. Dlls. (xxxxx MIL DOLARES AMERICANOS de los E.U.A), cada una.

 

d) El pago de los intereses al tipo legal del nueve por ciento anual, por cada una de las mensualidades de la renta vitalicia que me adeuda el demandado en la reconvención, desde la fecha en que se constituyó en mora de cada una de ellas y hasta el pago total de cada una de ellas, tanto por las adeudadas, como por las subsecuentes en las que incurra en mora.

 

El reclamo de la suscrita para las prestaciones antes transcritas lo fundé en los hechos sexto, séptimo, octavo, noveno, décimo, décimo primero, décimo segundo y décimo cuarto de mi reconvención, que a continuación se transcriben en vía de agravio:

 

SEXTO.- Es el caso, que con fecha dos de febrero del año dos mil xx, a propuesta de mi esposo, las partes decidimos de común acuerdo separarnos y dejar de hacer vida conyugal, habiendo celebrado un convenio al que denominamos “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes”, el cual consta en un instrumento de nueve fojas útiles escritas por una sola de sus caras y debidamente firmadas del puño y letra de las partes. Este hecho lo acredito con el original del “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes” de fecha dos de febrero del año dos mil xxx que se acompaña a este escrito.

 

SÉPTIMO.- Ahora bien, en cumplimiento del convenio determinado en el hecho que antecede, con fecha dos de febrero del año dos mil xxx, las partes nos separamos y dejamos de hacer vida en común, por lo que la suscrita, en compañía de mi hija xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, cambie mi residencia a la casa marcada con el número xx, de la calle xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, colonia xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, código postal xxxxx, de esta Ciudad de México, Distrito Federal; Y, por su parte, el demandado en la reconvención se quedó a vivir en el domicilio conyugal ubicado en la casa marcada con el número xxx, de las calles xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, colonia xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, código postal xxxxx, de esta Ciudad de México, Distrito Federal, en compañía de nuestra menor hija xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, situación que ha prevalecido hasta la fecha de la presentación de esta demanda, por lo que las partes tenemos más de un año de vivir separados de manera constante e ininterrumpida, actualizándose la causal divorcio que invoco, prevista en la fracción IX del artículo 267 del Código Civil para el Distrito Federal. Este hecho lo acredito con el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes” que se acompaña a este escrito.

 

OCTAVO.- Asimismo, desde el día dos de febrero del año dos mil xxx, hasta la fecha de presentación de la demanda y en cumplimiento de la cláusula quinta del convenio determinado en el hecho quinto de este escrito, mi menor hija xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, ha quedado bajo la guarda y custodia de mi esposo, sin que dicha circunstancia hubiere afectado la relación de madre e hija, ya que sobre el particular, convivo constantemente con mi menor hija, procurándole todo el amor y lo necesario en mi calidad de madre, tanto en lo material, lo espiritual y en todo lo que fuere necesario para su normal desarrollo.

 

NOVENO.- En el convenio determinado en el hecho sexto de la reconvención, las partes pactamos tramitar nuestro divorcio por mutuo consentimiento; Sin embargo, durante todo el tiempo que hemos vivido separados, no hemos logrado ponernos de acuerdo para iniciar la tramitación de dicho divorcio voluntario, siendo de explorado derecho que nadie puede ser obligado a divorciarse; No obstante en la cláusula segunda del convenio de marras, las partes claramente convenimos que el compromiso de divorciarnos voluntariamente, lo era SIN PERJUICIO DE LO DEMÁS CONVENIDO, por lo que los demás compromisos y obligaciones patrimoniales que contrajimos en el documento deben ser cumplidos cabal y puntualmente por las partes, lo que me legitima a acudir en este vía, en reclamo de las demás prestaciones a que se obligó mi esposo en el convenio de marras, las cuales si son procedentes dada la naturaleza y características de las mismas. Este hecho lo acredito con el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes” que se acompaña a este escrito.

 

DÉCIMO.- Considero prudente hacer notar a su Señoría que desde el día dos de febrero del año dos mil xxx, por medio la cláusula décima del “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes”, la suscrita cedió al demandado en la reconvención los derechos que me pertenecían sobre las setecientas veinticinco mil acciones de la serie “A” (capital fijo) y ciento cincuenta mil acciones de la serie “B” (capital variable), con valor nominal de $xx.00 (xx PESOS 00/100, M.N.) cada una, que representaban, a la fecha de la celebración del convenio multicitado, el cincuenta por ciento del capital social de la empresa denominada xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, Sociedad Anónima de Capital Variable; Y, asimismo, le cedí al demandado en la reconvención, todos los derechos que pudieren pertenecerme, respecto de las acciones de cualquier serie y nominación, de la empresa “xxxxxx xxxxx  xxxxxxx”, Sociedad Anónima de Capital Variable, que pudieran pertenecer a la sociedad conyugal; Y, habiendo estado de acuerdo las partes con la precitada cesión, desde el día dos de febrero del año dos mil xxxx, mi esposo ha dispuesto de las acciones arriba determinadas, como mejor le ha convenido a sus intereses, ya que durante todo este tiempo he permanecido al margen de las citadas empresas y no he hecho reclamo alguno ni he intervenido en las mismas, obrando toda la documentación, datos registrales y todos y cada uno de los títulos de las acciones referidas en poder del demandado en la reconvención, por lo que de mi parte y sobre el particular, he dado cabal y puntual cumplimiento a la obligación que contraje con mi esposo el señor xxxxxx xxxxx  xxxxxxx. Lo anterior se acredita con el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes” de fecha dos de febrero del año dos mil xxx que se acompaña a este escrito.

 

DÉCIMO PRIMERO.- Asimismo, su Señoría podrá observar que en la cláusula DÉCIMA in fine del “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes”, las partes convenimos que las cesiones mencionadas en el hecho que antecede tuvieron el carácter de onerosas, por lo que la contraprestación correspondiente a mi favor la convenimos de mutuo acuerdo las partes en la cláusula décimo primera de dicho instrumento, en la que se estableció una RENTA VITALICIA a favor de la suscrita, mediante la cual mi esposo se obligó a pagarme mensualmente en mi carácter de pensionista, la cantidad de xxxxx.00 U.S. Dlls. (xxxxx MIL DOLARES AMERICANOS de los E.U.A), o su equivalente en Moneda Nacional al momento de efectuar el pago correspondiente, a partir de la fecha de la firma de convenio y durante el primer año de vida de la suscrita, y, a partir del día primero de febrero del año dos mil xxxx y durante toda la vida de la suscrita, mi esposo se obligó a pagarme la RENTA VITALICIA a razón de la cantidad de xxxxxx.00 U.S. Dlls. (xxxxx MIL DOLARES AMERICANOS de los E.U.A), mensuales, o su equivalente en Moneda Nacional al momento de efectuar el pago correspondiente, por el citado concepto de RENTA VITALICIA como contraprestación por la cesión que realicé de las acciones de las empresas que se mencionan en el hecho que antecede, aclarando que ya con anterioridad las acciones de referencia se encontraban a nombre de mi esposo, por lo que no se requirió mayor trámite que la celebración del convenio que hago valer. Este hecho lo acredito con el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes” que se acompaña a este escrito.

 

DECIMO SEGUNDO.- Así las cosas, es de hacer notar a su Señoría, que mi esposo, hoy demandado en la reconvención, solamente cumplió parcialmente con su obligación de pagarme la renta vitalicia referida en el hecho que antecede, pero dicho cumplimiento lo ha realizado, de manera inconstante, en parcialidades incompletas, o sea, en abonos, sin que la suscrita hubiere consentido de ninguna manera en la forma de pago citada; Siendo que, desde la fecha en que nos separamos y celebramos el convenio determinado en el hecho quinto de la reconvención, esto es, desde el día dos de febrero del año dos mil xxx, hasta la fecha de presentación de este escrito, el demandado en la reconvención solamente me ha entregado parcialmente y de manera irregular, cantidades por el concepto de la RENTA VITALICIA que sumadas arrojan un total de $xxx,000.00 (xxxxxxxxxxxxxxx MIL PESOS 00/100 M. N.), equivalente a xxxxxx,00 U.S. Dlls. (xxxxxxxx MIL DOLARES AMERICANOS de los E.U.A), lo que implica que durante estos dos años que han transcurrido, el demandado en la reconvención únicamente ha satisfecho las mensualidades correspondientes a los meses de febrero, marzo, abril y mayo del año dos mil dos, salvo error aritmético u omisión de mi parte; Sin embargo y a pesar de los requerimientos verbales y constantes que le realizo, mi esposo se niega sistemática e injustificadamente a cumplir con el pago oportuno de las mensualidades de la renta vitalicia en los términos y plazos a los que se obligó, por lo que resulta procedente se le condene al pago de la cantidad de xxxx,000.00 U.S. Dlls. (xxxxxxxxxxxxxx MIL DÓLARES AMERICANOS de los E.U.A), o su equivalente en Moneda Nacional al momento del pago, por concepto de la RENTA VITALICIA que me adeuda, correspondiente a los meses de  junio, julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre, diciembre del año dos mil xxx y enero del año dos mil xxxx, a razón de xxxxx.00 U.S. Dlls. (xxxx MIL DOLARES AMERICANOS de los E.U.A), por cada mes, así como por los meses de febrero, marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre del año dos mil xxxx, y enero del año dos mil xxxxx, a razón de xxxxxx.00 U.S. Dlls. (xxxxx MIL DOLARES AMERICANOS de los E.U.A), por cada mes; Así como el pago de las mensualidades que se sigan venciendo y acumulando por concepto de RENTA VITALICIA, a razón de xxxxx.00 U.S. Dlls. (xxxx MIL DOLARES AMERICANOS de los E.U.A), cada una. Este hecho lo acredito con el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes” que se acompaña a este escrito.

 

DECIMO CUARTO.- Así las cosas, en mérito de que las partes tenemos más de un año de vivir separados, de manera constante e ininterrumpida y sin hacer vida en común, y de que, desde la fecha en que convenimos vivir separados establecimos las condiciones y términos de la liquidación de bienes, es que resulta procedente el divorcio que reclamo, así como la condena al demandado en la reconvención de todas y cada una de las demás prestaciones que le demando. Este hecho lo acredito con el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes” que se acompaña a este escrito.

 

Asimismo, mediante escrito de fecha 12 de febrero de 20xx, desahogué la vista que el A-QUO concedió a la suscrita con las excepciones opuestas por mi contraria, siendo de explorado derecho que la litis queda debidamente fijada con esta ultima actuación de las partes, en la que hice valer, entre otras cosas al inferior, lo siguiente que en vía de agravio y en lo conducente reproduzco a continuación:

 

Mi esposo ha eludido referirse en este juicio y oculta la existencia de las acciones y bienes que relaciono en mi escrito reconvencional, consistentes en:

 

a) Setecientas veinticinco mil acciones de la serie “A” (capital fijo) y ciento cincuenta mil acciones de la serie “B” (capital variable), con valor nominal de $xx.00 (xx PESOS 00/100, M.N.) cada una, de la empresa denominada “xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, Sociedad Anónima de Capital Variable”, a nombre de mi esposo xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, cuyo patrimonio perteneciente a la sociedad conyugal lo acredito con la copia certificada en diecisiete fojas útiles de la escritura número xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, pasada ante la fe del señor licenciado xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, Notario Público número xxxx, del Distrito Judicial de xxxxxxx, Estado de México, expedida por el C. Registrador Público de la Propiedad y del Comercio del Distrito Judicial de xxxxxxx, Estado de México, con fecha once de febrero del año dos mil xxxxxxx, que se acompaña a este escrito.

 

b) Cuarenta y nueve acciones de la serie “A” acciones de la empresa denominada “xxxxxx xxxxx  xxxxxxx”, Sociedad Anónima de Capital Variable” que equivalen al cincuenta por ciento del valor total de la empresa, a nombre de mi esposo que fueron adquiridas durante nuestro matrimonio, cuyo patrimonio perteneciente a la sociedad conyugal acredito con la copia certificada del asiento registral de fecha siete de mayo del año de mil novecientos noventa y xxxxxx, expedida por el C. Registrador Público de la Propiedad y del Comercio del Distrito Judicial de xxxxxx, Estado de México, con fecha diez de febrero del año dos mil xxxxxx, que se acompaña a este escrito.

 

c) Novecientas setenta y cinco mil seiscientos treinta y seis acciones, con valor nominal de $1.00 (UN PESO 00/100, M.N.) cada una, de la empresa denominada Hotelera xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, Sociedad Anónima de Capital Variable, a nombre de mi esposo xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, según Título número xx, sin fecha, expedido por la empresa citada, emisora de las acciones, el cual acompañé a mi escrito de reconvención en fotocopia.

 

d) La colección de caracoles y piedras preciosas que sumadas alcanzan un valor superior a los diez millones de pesos, objetos que en su totalidad quedaron en poder de mi esposo, así como los documentos que acreditan la propiedad de tales objetos.

 

Pues bien, además de lo anterior, hago valer como hecho superveniente, que con motivo de la excepción de nulidad que interpuso mi esposo al contestar la reconvención, fue que los días 9, 10 y 11 de febrero del año en curso, acudí al Registro Publico de la Propiedad y del Comercio del Distrito Judicial de xxxxxxx, Estado de México, con la finalidad de enterarme de la situación jurídica que guardan las empresas “xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, Sociedad Anónima de Capital Variable” y “xxxxxx xxxxx  xxxxxxx”, Sociedad Anónima de Capital Variable”, y cual sería mi sorpresa, de que me enteré de que en fecha posterior a la celebración del convenio cuya nulidad se pretende, mi esposo xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, sin mi consentimiento, le vendió por una parte a su hermano de nombre xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, todas y cada una de las acciones relativas a la empresa “xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, Sociedad Anónima de Capital Variable” y por otra parte le vendió a su sobrino de nombre xxxxxx xxxxx  xxxxxxx todas y cada una de las acciones relativas a la empresa “xxxxxx xxxxx  xxxxxxx”, Sociedad Anónima de Capital Variable”, acciones todas ellas parte del patrimonio de la sociedad conyugal, ventas ilícitas que, sin mi consentimiento, mi esposo realizó en las fechas y términos siguientes:

 

1.- Con fecha cinco de julio del año dos mil xxx, y sin mi consentimiento, mi esposo xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, le vendió al señor xxxxxx xxxxx  xxxxxxx (quien es hermano del demandado en la reconvención), setecientas veintiún mil acciones de la serie “A”, que corresponden al capital mínimo fijo, y la totalidad de las acciones de la serie “B”, que corresponden al capital variable de la empresa “xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, Sociedad Anónima de Capital Variable”, tal y como lo acredito con la copia certificada en seis fojas útiles de la escritura número doce mil cuatrocientos xxxxxxxxxxxxx, pasada ante la fe de la C. xxxxxx xxxxx  xxxxxxx, Notaria Pública número xxxxxx, del Estado de México, expedida por el C. Registrador Público de la Propiedad y del Comercio del Distrito Judicial de xxxxxx, Estado de México, con fecha once de febrero del año dos mil xxxxxx, que se acompaña a este escrito, por lo que mi esposo únicamente se quedó con cuatro acciones de la serie “x”.

 

2.- Con fecha trece de septiembre del año dos mil dos, y sin mi consentimiento, mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxx, le vendió al señor xxxxxxxxxxxxxxxx (quien es hermano del demandado en la reconvención), las cuatro acciones de la serie “x”, que corresponden al capital mínimo fijo de la empresa “xxxxxxxxxxxxxxxx, Sociedad Anónima de Capital Variable”, tal y como lo acredito con la copia certificada en seis fojas útiles de la escritura número xxxxxxxxxxxxxxxx, pasada ante la fe de la C. licenciada xxxxxxxxxxxxxxxx, Notaria Pública número xxxxxxxxxxxxxxxx, del Estado de México, expedida por el C. Registrador Público de la Propiedad y del Comercio del Distrito Judicial de Texcoco, Estado de México, con fecha xxxx de xxxxxx del año dos mil xxxx, que se acompaña a este escrito. Con dicha operación, la totalidad de las acciones pertenecientes a la sociedad conyugal relativas a la empresa citada fueron enajenadas indebidamente por mi esposo.

 

3.- Con fecha xxxx de xxxx del año dos mil xxxx, y sin mi consentimiento, mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxxxxx, le vendió al señor xxxxxxxxxxxxxxxxx (quien es sobrino del demandado en la reconvención), todas las acciones pertenecientes a la sociedad conyugal relativas a la empresa “xxxxxxxxxxx y xxxxxxxxxxxxxxx”, Sociedad Anónima de Capital Variable”, las cuales equivalen al cincuenta por ciento del total del valor de la citada empresa, tal y como lo acredito con la copia certificada del asiento registral de fecha veintisiete de agosto del año dos mil dos, expedida por el C. Registrador Público de la Propiedad y del Comercio del Distrito Judicial de xxxxx, Estado de México, con fecha xxxx de xxxxx del año dos mil xxxxx, que se acompaña a este escrito. Cabe aclarar que la empresa referida en este párrafo es propietaria del lote de terreno denominado “xxxxxxxxx” que se encuentra ubicado en Los Reyes xxxxx, Municipio de Laxxxxxxxx, Estado de México, con una superficie de xxxxxxxxxxxxxxxx, más las construcciones que le pertenecen, tal y como lo determinaré y demostraré oportunamente en el incidente de liquidación de sociedad conyugal en el momento procesal oportuno.

 

Así las cosas, resulta incuestionable, que mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx, procede de manera ilícita y con dolo, proponiéndome y celebrando primero con la suscrita el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes” de fecha xxxx de xxxxx del año dos mil xxxxx; Luego, en fechas posteriores a dicho convenio, mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx vende (o simula vender a un precio ridículo) a su hermano xxxxxxxxxxxxxxxxxx y a su sobrino xxxxxxxxxxxxxxxxxx, las acciones pertenecientes a la sociedad conyugal relativas a las empresas “xxxxxxxxxxxxxxxxxx, Sociedad Anónima de Capital Variable” e “xxxxxxxxxxxxxxxxxx”, Sociedad Anónima de Capital Variable”, respectivamente, para finalmente oponer y tratar de hacer valer como excepción la nulidad del “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes” de fecha dos de febrero del año dos mil dos, lo que a todas luces se aprecia que constituyen conductas dolosas de mi esposo maquinadas con la finalidad de perjudicarme en mi patrimonio.

 

En efecto, mi esposo opone la excepción de nulidad del “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes” de fecha xxx de xxxxxxxxxxxx del año dos mil xxx, a sabiendas de que con posterioridad a la celebración de dicho convenio había procedido a disponer, dilapidar y enajenar las acciones referidas en los párrafos que anteceden, patrimonio de la sociedad conyugal, en consecuencia dicha venta de acciones la hizo a sabiendas y en contravención a lo que dispone el artículo 206 bis del Código Civil para el Distrito Federal que a la letra establece: “Ningún cónyuge podrá, sin el consentimiento del otro, vender, rentar y enajenar, ni en todo, ni en parte los bienes comunes, salvo en los casos del cónyuge abandonado, cuando necesite de éstos por falta de suministro de alimentos para sí o para los hijos, previa autorización judicial.”, de lo que se acredita indefectiblemente que mi esposo se conduce con dolo con la finalidad de defraudarme, causándome el consecuente daño patrimonial en mi perjuicio, motivo por el cual su Señoría deberá declarar la validez del convenio cuya nulidad opone mi esposo, aprobándolo por no contener cláusulas contrarias a la moral, al derecho, ni a las buenas costumbres y por haber sido esa la libre y autónoma voluntad de las partes para establecer las reglas, bases y forma de liquidar la sociedad conyugal, por lo que deberá declararse procedente la prestación que reclamé en el inciso b) de mi escrito de reconvención.

 

También es de resaltar, por lo que respecta a la excepción de nulidad opuesta por mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxxxx, hago valer que el artículo 174 del Código Civil para el Distrito Federal que invoca mi contraria, fue derogado mediante decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación de fecha 6 de enero de 1994, habiéndose derogado consecuentemente la restricción a la capacidad de goce de los consortes, por lo que no existe ninguna disposición que impida que los consortes puedan celebrar contratos entre si, siempre y cuando no se trate de compraventa específicamente, siendo infantiles y alejados de toda técnica jurídica los argumentos que mi contraria esgrime sobre el particular, por lo que el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes” de fecha dos de febrero del año dos mil dos, celebrado entre las partes es totalmente válido y consecuentemente la excepción cuya vista desahogo debe declararse improcedente e infundada.

 

Finalmente, por lo que respecta a la excepción de nulidad opuesta por mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxxxx, es de hacer notar que el artículo 176 del Código Civil para el Distrito Federal que invoca mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxxxx, restringe la capacidad de los consortes, casados bajo el régimen de sociedad conyugal, para celebrar el contrato de compraventa, pero en el convenio cuya nulidad de manera improcedente opone mi contraria, no se celebró entre las partes ninguna compraventa, siendo absurdo y contrario a derecho el argumento empleado por mi esposo en el sentido de que al pactar la cesión de las acciones y la renta vitalicia a mi favor se implique una compraventa.

 

En efecto señor Juez, la compraventa no es el único medio para transmitir el dominio y propiedad de bienes. La ley regula diversos medios para transmitir la propiedad,  y si la intención del legislador hubiere sido la de impedir la transmisión de propiedad de bienes entre consortes casados bajo el régimen de sociedad conyugal, lo hubiere así expresado el legislador al redactar el artículo 176 del Código Civil en comento y no se hubiere concretado exclusivamente a regular dicha limitación de contratar entre las partes a la compraventa, por lo que los demás medios convencionales para transmitir la propiedad si están autorizados por la ley para que los celebren los consortes casados bajo el régimen de sociedad conyugal, como lo es el caso de la RENTA VITALICIA que se encuentra regulada por los artículos 2774, 2777, 2787 y demás relativos del Código Civil para el Distrito Federal, y la cual se encuentra pactada en el convenio cuya nulidad reclama mi esposo con el evidente propósito de eludir su cumplimiento, a pesar de que por su parte, ya dispuso de y vendió sin mi consentimiento las acciones patrimonio de la sociedad conyugal relativas a las empresas “xxxxxxxxxxxxxxxxxx, Sociedad Anónima de Capital Variable” e “xxxxxxxxxxxxxxxxxx”, Sociedad Anónima de Capital Variable”.

 

En mérito de todo lo anterior, deberá declararse improcedente la excepción de nulidad que opone mi esposo al contestar la reconvención planteada en su contra.

 

 

ES IMPROCEDENTE E INFUNDADA LA EXCEPCIÓN DE FALTA DE ACCION Y DE DERECHO PARA DEMANDAR EL PAGO DE UNA PENSION ALIMENTICIA O RENTA VITALICIA QUE MI ESPOSO xxxxxxxxxxxxxxxxxx opone al dar contestación a la reconvención planteada por la suscrita.

 

En primer lugar, la suscrita, en ningún momento he procedido a reclamar alimentos a mi esposo. Mi contraria denota actitudes de rábula e intenta con artilugios gramaticales, tratar de confundir la litis planteada en este asunto.

 

Es evidente que mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxxxx, lo que pretende al oponer la excepción cuya vista desahogo, es eludir dolosamente el cumplimiento de las obligaciones que contrajo en las cláusulas octava y décima primera del “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes”, de fecha xxx de xxxxx del año dos mil xxx”, consistente en la Renta Vitalicia que se obligó a pagarme en los términos de los artículos 2774, 2777, 2787 y demás relativos del Código Civil para el Distrito Federal.

 

A mayor abundamiento, como lo hago valer anteriormente, mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxxxx, con la conducta dolosa acreditada al desahogar la excepción de nulidad, procedió a vender a su hermano xxxxxxxxxxxxxxxxxx y a su sobrino xxxxxxxxxxxxxxxxxx las acciones patrimonio de la sociedad conyugal, relativas a las empresas “xxxxxxxxxxxxxxxxxx, Sociedad Anónima de Capital Variable” e “xxxxxxxxxxxxxxxxxx”, Sociedad Anónima de Capital Variable”, respectivamente; Esto es, sin mi consentimiento dispuso de dichas acciones, por lo que mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxxxx, es responsable de su conducta dolosa frente a la suscrita en los términos previstos por el artículo 194 bis del Código Civil para el Distrito Federal, que a la letra reza: “El cónyuge que haya malversado, ocultado, dispuesto o administrado los bienes de la sociedad conyugal con dolo, culpa o negligencia, perderá su derecho a la parte correspondiente de dichos bienes en favor del otro cónyuge. En caso de que los bienes dejen de formar parte de dicha sociedad de bienes, el cónyuge que haya procedido en los términos señalados en este artículo, deberá pagar al otro la parte que le correspondía de dichos bienes, así como los daños y perjuicios que se le ocasionen.”; Por lo tanto, mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxxxx, no puede eludir las obligaciones que contrajo en las cláusulas octava y décima primera del “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes”, de fecha xxx de xxxxxx del año dos mil xxx, y debe pagarme la renta vitalicia en los términos pactados, resultando procedentes las prestaciones que reclamo en los incisos x) y x) de mi escrito de reconvención.

 

La excepción que opone mi contraria es improcedente, en virtud de que al haber celebrado el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes”, se estableció en las cláusulas octava y décima primera del mismo, un contenido obligacional de naturaleza personal que debe ser cumplido por las partes, MÁXIME QUE POR SU PARTE, MI ESPOSO YA DISPUSO DE LOS BIENES MATERIA DE LA CONTRAPRESTACIÓN DE LA RENTA VITALICIA, por lo que resulta lógico que con fundamento en el artículo 27 del Código de Procedimiento Civiles para el Distrito Federal, es procedente la condena al demandado en la reconvención al pago y cumplimiento de las prestaciones que reclamo bajo los incisos x) y x) de mi reconvención.”

 

Los anteriores hechos de la reconvención y consideraciones al desahogar la vista, las cuales, insisto, forman parte de la litis, fueron plenamente acreditados por la suscrita con las siguientes probanzas que rendí en este juicio:

 

LA CONFESIONAL, que fue a cargo de mi esposo señor xxxxxxxxxxxxxxxxxx, probanza que se desahogó en audiencia de ley de fecha xxxxxxxxxxxxx de xxxx del año dos mil xxxx y en la que se declaró fictamente confeso a mi esposo de las posiciones de la décimo novena a la vigésimo séptima, que textualmente fueron articuladas de la siguiente manera:

 

A LA DÉCIMO NOVENA.- Que el absolvente, durante los meses de xxxxxxxxxxxxxxxxxx y xxxxxxxxxxxxxxxxxx del año dos mil xxx, le insistió a la articulante para que se fuera de la casa conyugal.

 

A LA VIGÉSIMA.- Que el absolvente y la articulante, con fecha xxx de xxxx del año dos mil xxx, celebraron un convenio al que denominaron “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes”.

 

A LA VIGÉSIMO PRIMERA.- Que el convenio mencionado en la posición que antecede, lo celebraron el absolvente y la articulante por propuesta que el absolvente hizo a la articulante.

 

A LA VIGÉSIMO SEGUNDA.- Que en el convenio mencionado en la posición vigésima de este pliego, el absolvente se obligó a pagar en favor de la articulante una renta vitalicia.

 

A LA VIGÉSIMO TERCERA.- Que en el convenio mencionado en la posición vigésima de este pliego, el absolvente se obligó a pagar mensualmente a la articulante la cantidad de xxxxxxxxxxxxx U.S. Dlls. (xxxxxxxxxxxxxxxxxx AMERICANOS de los E.U.A), o su equivalente en Moneda Nacional, a partir de la fecha de la firma de la firma del convenio y durante el primer año de vida de la suscrita.

 

A LA VIGÉSIMO CUARTA.- Que en el convenio mencionado en la posición vigésima de este pliego, el absolvente se obligó a pagar mensualmente a la articulante la cantidad de xxxxxxxxxxxxx U.S. Dlls. (xxxxxxxxxxxxxxxxxx de los E.U.A), por concepto de renta vitalicia.

 

A LA VIGÉSIMO QUINTA.- Que la renta vitalicia mencionada en la posición vigésimo cuarta que antecede, se obligó a pagarla el absolvente a la articulante, a partir del día xxxxxx de xxxxxx del año dos mil xxxx.

 

A LA VIGÉSIMO SEXTA.- Que el absolvente adeuda a la articulante la renta vitalicia correspondiente a los meses de xxxxxxxxxxxxxxxx del año dos mil xxx y xxxxxxxxx del año dos mil xxx, a razón de xxxxxxxxxxx U.S. Dlls. (xxxxxxxxxxxx DOLARES AMERICANOS de los E.U.A) por cada mes.

 

A LA VIGÉSIMO SÉPTIMA.- Que el absolvente adeuda a la articulante la renta vitalicia correspondiente a los meses de xxxxxxxxxxxxxxxx y xxxxx del año dos mil xxxx, y xxxxx del año dos mil xxxxx, a razón de xxxxxxxxxxx U.S. Dlls. (xxxxxxxxxxxxxxxx DOLARES AMERICANOS de los E.U.A) por cada mes.

 

LA DOCUMENTAL, que ofrecí como séptima en mi escrito de ofrecimiento de pruebas de fecha x de xxxx de 200x, consistente en el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes, de fecha dos de febrero del año dos mil dos”, el cual acompañé a mi escrito de contestación a la demanda y reconvención y con la cual la suscrita acreditó fehacientemente los extremos que deduje al narrar los hechos quinto, sexto, séptimo, octavo, noveno, décimo, décimo primero, décimo segundo, décimo tercero y décimo cuarto de la reconvención, y primordialmente el hecho de que mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxx y la suscrita xxxxxxxxxxxxxxxx, en el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes, de fecha xxx de xxxx del año dos mil xxx”, establecimos derechos y obligaciones de naturaleza personal que deben ser cumplidas por las partes, por lo que resulta procedente la acción que ejercí en la reconvención en los incisos x) y x) del capítulo de prestaciones consistente en el cumplimiento del convenio que se ofreció y rindió como base de mi acción reconvencional y consecuentemente resulta procedente se declare la disolución de la sociedad conyugal y su consecuente liquidación incidental en los términos de la documental de marras, habiéndose acreditado además el hecho de que mi esposo señor xxxxxxxxxxxxxxxx se obligó a pagar a la suscrita xxxxxxxxxxxxxxxx la renta vitalicia que deducí al narrar los hechos décimo primero y décimo segundo de la reconvención.

 

LAS DOCUMENTALES, que ofrecí como octava, novena, décima y décima primera en mi escrito de ofrecimiento de pruebas de fecha x de xxxx de 200x, consistentes en las copias certificadas que se determinan en el escrito de referencia, relativas a certificaciones y constancias expedidas por el C. Registrador Público de la Propiedad y del Comercio del Distrito Judicial de xxxxxxxxxx, Estado de México, las cuales exhibí al juzgado del conocimiento adjuntas a mi escrito de fecha xx de xxxx de 200x, mediante el cual desahogué la vista que el A-QUO me concedió con las excepciones y defensas opuestas por mi esposo al dar contestación a la reconvención planteada en su contra. Estas probanzas no fueron objetadas por mi contraria, por lo que hacen prueba plena en términos de ley, por lo que acredité al A-QUO, entre otras cosas, los extremos a que me contraje al narrar los hechos de mi reconvención y los puntos que deduje al desahogar la vista de las excepciones que mi contraria opuso a la reconvención.

 

Asimismo la contraria, al contestar la reconvención en su escrito de fecha x de xxxxx de 200x, expresamente confesó ser ciertos los hechos sexto, séptimo, octavo, décimo y décimo primero de la reconvención.

 

Es de insistirse y de recalcarse que el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes, de fecha xxx de xxxx del año dos mil xxx” NO FUE OBJETADO EN TÉRMINOS DE LEY POR MI CONTRARIA, por lo que de conformidad con el artículo 335 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, dicha documental surte sus efectos como si hubiera sido reconocida expresamente por mi contraria, y aunado a las pruebas antes mencionadas, es incuestionable que dicho convenio tiene pleno valor probatorio y es suficiente para condenar a mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxx al cumplimiento y pago de las prestaciones que reclamé bajo los incisos x), x) y x) del capítulo de prestaciones de mi reconvención.

 

Como lo hice valer al desahogar la vista que el A-QUO me concedió con las excepciones que mi contraria opuso al contestar la reconvención, el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes”, se estableció en las cláusulas octava y décima primera del mismo, un contenido obligacional de naturaleza personal que debe ser cumplido por las partes, MÁXIME QUE POR SU PARTE, MI ESPOSO xxxxxxxxxxxxxxxx YA DISPUSO DE LOS BIENES MATERIA DE LA CONTRAPRESTACIÓN DE LA RENTA VITALICIA, por lo que debe ser condenado a cumplir con su obligación y pagar a la suscrita la Renta Vitalicia en los términos en los que se obligó, pues de otra manera se me causaría un daño patrimonial irreparable, atento a las consideraciones y pruebas documentales anteriormente mencionadas en este agravio.

 

Sirve de apoyo a lo afirmado por la suscrita en este agravio, la siguiente contradicción de tesis de Jurisprudencia, que por su naturaleza es obligatoria en su aplicación:

 

Novena Epoca Instancia: Primera Sala Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta Tomo: XIV, Noviembre de 2001 Tesis: 1a./J. 86/2001 Página: 11 Materia: Civil Jurisprudencia.

DOCUMENTOS PRIVADOS. PUEDEN PERFECCIONARSE, ENTRE OTROS MEDIOS, A TRAVÉS DE SU RECONOCIMIENTO EXPRESO O TÁCITO, TENIENDO EN AMBOS CASOS LA MISMA EFICACIA PROBATORIA PARA DEMOSTRAR LOS EXTREMOS PLANTEADOS (LEGISLACIÓN DEL DISTRITO FEDERAL).

Del contenido de los artículos 334, 335 y 338 al 344 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, se desprende el carácter de pruebas imperfectas de los documentos privados, que pueden ser perfeccionados, entre otros medios, a través del reconocimiento expreso del autor del documento, o por medio de su reconocimiento tácito derivado de su no objeción, teniendo en ambos casos la misma eficacia probatoria para demostrar los extremos planteados. Ello es así, porque de conformidad con lo dispuesto en el citado artículo 335, los documentos privados presentados en juicio como prueba y no objetados por la parte contraria, surtirán sus efectos como si hubieran sido reconocidos expresamente, siendo correcto que se les otorgue un valor indiciario únicamente cuando no sean reconocidos, expresa o tácitamente, ni su autenticidad sea reforzada a través de algún otro medio probatorio de los establecidos en la ley, sin que ello atente contra el principio de valoración de las pruebas consagrado en el artículo 402 del mencionado código adjetivo, toda vez que este precepto únicamente obliga al juzgador a valorar en su conjunto los medios de prueba aportados y admitidos, atendiendo a las reglas de la lógica y de la experiencia, exponiendo los fundamentos de su valoración y de su decisión, por lo que, independientemente de que la prueba documental privada se haya perfeccionado a través de su reconocimiento expreso, de su reconocimiento tácito derivado de su no objeción, o de algún otro medio probatorio, se valorará en conjunto con las demás probanzas, atendiendo a las señaladas reglas, exponiendo el juzgador los fundamentos de su valoración y de su decisión.

Contradicción de tesis 32/94. Entre las sustentadas por el Cuarto y Quinto Tribunales Colegiados en Materia Civil del Primer Circuito y por los Tribunales Colegiados Primero, Segundo y Tercero del Sexto Circuito (actualmente Primero, Segundo y Tercer Tribunales Colegiados en Materia Civil del Sexto Circuito) y el Primer Tribunal Colegiado del Séptimo Circuito (actualmente Primer Tribunal Colegiado en Materias Administrativa y de Trabajo del Séptimo Circuito). 13 de junio de 2001. Cinco votos. Ponente: José de Jesús Gudiño Pelayo. Secretaria: María Elizabeth Acevedo Gaxiola. Tesis de jurisprudencia 86/2001. Aprobada por la Primera Sala de este Alto Tribunal, en sesión de quince de agosto de dos mil uno, por unanimidad de cuatro votos de los señores Ministros: presidente en funciones Juventino V. Castro y Castro, Humberto Román Palacios, Juan N. Silva Meza y Olga Sánchez Cordero de García Villegas. Ausente: José de Jesús Gudiño Pelayo.

El inferior, en su sentencia definitiva recurrida, omite entrar al estudio de los hechos y argumentos que la suscrita hizo valer en la reconvención y los puntos contenidos en mi escrito precitado mediante el cual desahogué la vista de las excepciones que mi contraria opuso a la reconvención, habiendo sido omiso también el A-QUO en entrar al estudio y valoración de las constancias de autos y pruebas que en este agravio se mencionan, conculcando en mi agravio las disposiciones legales anteriormente referidas, así como la contradicción de tesis de jurisprudencia arriba trascrita, omisión del inferior que motivo que su resolución sea ilegal, aunado a que en su considerando VII de la sentencia recurrida, no funda ni motiva conforme a derecho la causa por la cual afirma que no tiene valor probatorio pleno el convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes, que la suscrita acompañó como base de su acción reconvencional, por lo que su consideración y consecuente resolución carecen de sustento jurídico y la sentencia definitiva recurrida debe ser revocada en mérito de que me causa agravio, por lo que se pide a esta H. Sala del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, se avoque al estudio, análisis y valoración de las constancias y pruebas rendidas por la suscrita en este juicio y declare la procedencia de las prestaciones que reclamé de mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxx en los incisos x), x) y x) de mi reconvención.

 

A mayor abundamiento, es ilegal el considerando VII de la sentencia definitiva que se recurre, cuando el inferior afirma que: “no obstante el demandado en la reconvención fue declarado confeso de todas y cada una de las posiciones previamente calificadas dicha probanza por sí sola no tiene valor probatorio pleno por no estar adminiculada debidamente con otra probanza ya que las pruebas documentales que se encuentran agregadas a los presentes autos éstas sólo acreditan para lo que fueron expedidas...”, consideración que me causa agravio en mérito de no ser exacta, ya que la confesión a que se refiere el A-QUO y contrariamente a su afirmación, se encuentra perfectamente adminiculada con las siguientes constancias probatorias que corren en autos:

 

a) Con el escrito de contestación a la reconvención de fecha xxx de xxxx de dos mil xxxx, realizado por el demandado en la reconvención, la cual forma parte de la prueba INSTRUMENTAL DE ACTUACIONES rendida en este juicio, documental en la que al contestar los hechos sexto, séptimo, décimo, décimo primero, décimo tercero, confiesa expresamente que las partes celebramos el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes, de fecha xxx de xxxx del año dos mil xxx”.

 

b) Con la prueba DOCUMENTAL, que ofrecí como séptima en mi escrito de ofrecimiento de pruebas de fecha x de xxxx de 200x, consistente en el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes, de fecha xxx de xxxx del año dos mil xxxx”, el cual acompañé a mi escrito de contestación a la demanda y reconvención y con la cual la suscrita acreditó fehacientemente los extremos que deduje al narrar los hechos quinto, sexto, séptimo, octavo, noveno, décimo, décimo primero, décimo segundo, décimo tercero y décimo cuarto de la reconvención, y primordialmente el hecho de que mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxx y la suscrita xxxxxxxxxxxxxxxx, en el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes, de fecha xxx de xxxx del año dos mil xxx”, establecimos derechos y obligaciones de naturaleza personal que deben ser cumplidas por las partes, siendo que esta documental base de mi acción reconvencional se encuentra estrechamente adminiculada con la confesional referida por el A-QUO en su ilegal consideración atento a las posiciones de la décimo novena a la vigésimo séptima que fueron calificadas de legales y a las que fue declarado confeso mi esposo.

 

c) Con las pruebas DOCUMENTALES, que ofrecí como octava, novena, décima y décima primera en mi escrito de ofrecimiento de pruebas de fecha 4 de marzo de 2004, consistentes en las copias certificadas que se determinan en el escrito de referencia, relativas a certificaciones y constancias expedidas por el C. Registrador Público de la Propiedad y del Comercio del Distrito Judicial de xxxxxxxxxxxx, Estado de México, las cuales exhibí al juzgado del conocimiento adjuntas a mi escrito de fecha xx de xxxxx de 200x, mediante el cual desahogué la vista que el A-QUO me concedió con las excepciones y defensas opuestas por mi esposo al dar contestación a la reconvención planteada en su contra. Estas probanzas no fueron objetadas por mi contraria, por lo que hacen prueba plena en términos de ley, por lo que acredité al A-QUO, entre otras cosas, que mi esposo, POR SU PARTE, YA DISPUSO DE LOS BIENES MATERIA DE LA CONTRAPRESTACIÓN DE LA RENTA VITALICIA materia de las cláusulas décimo y décimo primera del “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes, de fecha xxx de xxxx del año dos mil xxx”.

 

Luego entonces, el A-QUO no tiene razón para afirmar que la prueba confesional por sí sola no tiene valor probatorio pleno por no estar adminiculada debidamente con otra probanza, ya que como lo hago valer en este agravio, dicha probanza si se encuentra adminiculada con las probanzas documentales antes citadas, por lo que el inferior conculca en mi agravio lo dispuesto por los artículos 81, 402 y 403 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, ya que en la sentencia recurrida el inferior es incongruente en relación con las constancias de autos y omitió valorar en su conjunto las pruebas que la suscrita señala con antelación bajo los incisos a), b) y c), habiendo omitido el juzgador exponer de manera cuidadosa los fundamentos de la valoración jurídica realizada y de su decisión y desatendió las reglas de la lógica y de la experiencia, habiéndose concretado a afirmar que la prueba confesional por sí sola no tiene valor probatorio pleno por no estar adminiculada debidamente con otra probanza, lo que es ilegal y me causa agravio.

 

También es ilegal el considerando VII de la resolución combatida, cuando el A-QUO afirma textualmente que: “.....no obstante ello a dicha probanza no tiene el valor probatorio pleno que le pretende dar la accionante, en virtud, de que dicha cesión de derechos de las acciones del capital social que constituyen las empresas referidas y la fijación de la cantidad por renta vitalicia, no cumplen con las formalidades exigidas por la ley. A mayor abundamiento, cabe señalar que dicho convenio celebrado entre las partes en este juicio por sí solo no surte los efectos pretendidos por la enjuiciante, toda vez que adolece de requisito de forma y que por el contenido especial de las cláusulas décima y décimo primera por lo menos debió estar ratificado ante la presencia judicial, y ante el incumplimiento del mismo es procedente considerar la excepción de nulidad la cual también puede ser invocada como acción,.....

 

Sobre el particular, es de hacer notar a los C. Magistrados que integran la H. Sala del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, que la cesión de derechos de las acciones a que se contrae el inferior en su considerando VII de la sentencia recurrida, no requiere de ninguna formalidad que la ley pudiera exigir para negarle validez a dicha cesión. Máxime que como ya se encuentra acreditado en autos con las pruebas documentales que se desahogaron en juicio y que ofrecí como octava, novena, décima y décima primera en mi escrito de ofrecimiento de pruebas de fecha x de xxxx de 200x, acredité de manera indubitable que mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxx ya dispuso de las acciones materia de las cláusulas décima y décima primera del “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes, de fecha xxx de xxxx del año dos mil xxx”, por lo que es ilegal la consideración del inferior al no fundar su argumento, ya que en su caso, debió de haber señalado cuando menos el fundamento de su consideración, y al no haberlo hecho así, conculca en mi agravio lo dispuesto por los artículos 81, 334, 335, 338 al 344, 402 y 403 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, así como los artículos 2774, 2777, 2783 y 2787 del Código Civil para el Distrito Federal.

 

Asimismo, no existe disposición legal alguna que establezca que la RENTA VITALICIA celebrada entre cónyuges deba ser ratificada ante alguna autoridad judicial, por lo que carece de sustento jurídico la consideración del inferior cuando afirma que por el contenido especial de las cláusulas décima y décima primera del “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes, de fecha xxx de xxxx del año dos mil xxx”, debió estar ratificado ante la presencia judicial, máxime que como lo establece la contradicción de tesis obligatoria anteriormente transcrita, los documentos privados, que pueden ser perfeccionados, entre otros medios, a través del reconocimiento expreso del autor del documento, o por medio de su reconocimiento tácito derivado de su no objeción, teniendo en ambos casos la misma eficacia probatoria para demostrar los extremos planteados. Ello es así, porque de conformidad con lo dispuesto en el citado artículo 335, los documentos privados presentados en juicio como prueba y no objetados por la parte contraria, surtirán sus efectos como si hubieran sido reconocidos expresamente, y en este asunto, el “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes, de fecha dos de febrero del año dos mil dos”, base de mi acción reconvencional, NO FUE OBJETADO EN TÉRMINOS DE LEY POR MI CONTRARIA, por lo que de conformidad con el artículo 335 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, dicha documental surte sus efectos como si hubiera sido reconocida expresamente por mi contraria, y aunado a las pruebas que he determinado en este agravio, es incuestionable que dicho convenio tiene pleno valor probatorio y es suficiente para condenar a mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxx al cumplimiento y pago de las prestaciones que reclamé bajo los incisos b), c) y d) del capítulo de prestaciones de mi reconvención. Consecuentemente, el A-QUO conculca en mi agravio los artículos 81, 334, 335, 338 al 344, 402 y 403 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, así como los artículos 2774, 2777, 2783 y 2787 del Código Civil para el Distrito Federal.

 

Finalmente, el inferior pretende reforzar su ilegal consideración en una Jurisprudencia que transcribe en la definitiva recurrida y que reza: “NULIDAD POR FALTA DE FORMA. El cumplimiento voluntario de un contrato no solemne, surte efectos de ratificación y extingue la acción de nulidad por falta de forma.

 

En todo caso señores Magistrados, sin perjuicio de todo lo anteriormente hecho valer por la suscrita en este tercer agravio, la jurisprudencia transcrita por el A-QUO en el considerando VII de su sentencia definitiva recurrida, debe favorecer a mis intereses, ya que si bien es cierto que mi esposo incumplió parcialmente con el pago de la RENTA VITALICIA en los términos como lo hago valer en mi reconvención, también es cierto que de ambas partes en este juicio hubo cumplimiento voluntario al “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes, de fecha xxx de xxxx del año dos mil xxx”.

 

En efecto, en autos se encuentra debidamente probado que las partes en relación al “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes, de fecha xxx de xxxx del año dos mil xxx”, cumplimos voluntariamente con las siguientes cláusulas:

 

1.- La cláusula primera del convenio de marras, en la que las partes convenimos vivir separados a partir de la fecha de la firma del convenio, y nos comprometimos a vivir en los domicilio señalados en dicho convenio, puntos que se encuentran plenamente acreditados en autos y que incluso ambas partes hicimos valer y mi esposo confesó expresamente al contestar los hechos sexto y séptimo de la reconvención.

 

2.- La cláusula cuarta del convenio de marras, en la que las partes convenimos tramitar la rectificación del acta de inscripción del matrimonio inscrito en la Oficina Central del Registro Civil del Distrito Federal con fecha xxx de xxx de mil novecientos ochenta y xxx, en virtud de que erróneamente se anotó como nombre de la cónyuge el de “xxxxxxxxxxx”, debiendo haberse anotado el de “xxxxxxxxxxx”, punto que se acredita con la rectificación visible en el Acta de Inscripción del Matrimonio habido entre las partes, expedida por el Registro Civil del Distrito Federal y exhibida por mi esposo en este juicio.

 

3.- Las cláusulas quinta, sexta y séptima del convenio referido, en la que las partes convenimos la guarda y custodia de nuestra hija xxxxxxxxxxxxxxxx en favor del actor en lo principal, así como la manera de sufragar alimentos a favor de nuestra mencionada hija, lo que se encuentra acreditado en autos, además de que son hechos que mi propio esposo hizo valer en su demanda y confesó al contestar el hecho séptimo de la reconvención.

 

4.- La cláusula novena numeral 5, y la cláusula décima del convenio de marras, las cuales fueron debidamente cumplidas por la suscrita y aprovechadas por mi esposo, y tan es así, que mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxx, ya dispuso de las acciones de las empresas “xxxxxxxxxxxxxxxx”, Sociedad Anónima de Capital Variable e “xxxxxxxxxxxxxxxx”, Sociedad Anónima de Capital Variable, venta de acciones que mi esposo realizó sin mi consentimiento, por lo que obviamente lo hizo atendiendo al convenio que tenemos celebrado y el cual es base de mi acción en la reconvención, tal y como consta en las documentales que ofrecí como octava, novena, décima y décima primera en mi escrito de ofrecimiento de pruebas de fecha x de xxxx de 200x, consistentes en las copias certificadas que se determinan en el escrito de referencia, relativas a certificaciones y constancias expedidas por el C. Registrador Público de la Propiedad y del Comercio del Distrito Judicial de xxxxxxxxxxxx, Estado de México, las cuales exhibí al juzgado del conocimiento adjuntas a mi escrito de fecha xx de xxxx de 200x, mediante el cual desahogué la vista que el A-QUO me concedió con las excepciones y defensas opuestas por mi esposo al dar contestación a la reconvención planteada en su contra.

 

Luego entonces, ha habido cumplimiento voluntario de las partes al “convenio de separación, alimentos, custodia de hijos y liquidación de bienes, de fecha xxx de xxxx del año dos mil xxx”; Y, siendo que se encuentra debidamente acreditado con documentales públicas que mi esposo ya dispuso de las acciones que le cedí de las empresas “xxxxxxxxxxxxxxxx”, Sociedad Anónima de Capital Variable e “xxxxxxxxxxxxxxxx”, Sociedad Anónima de Capital Variable, es incuestionable que de mi parte ya cumplí con las prestaciones a mi cargo, por lo que tengo derecho a reclamar el pago de la RENTA VITALICIA a que correlativamente se obligó mi esposo, al no haberlo resuelto así el A-QUO en la sentencia definitiva que se recurre, conculca en mi agravio los artículos 81, 334, 335, 338 al 344, 402 y 403 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, así como los artículos 2774, 2777, 2783 y 2787 del Código Civil para el Distrito Federal, y primordialmente conculca en mi agravio el artículo 1797 del Código Civil para el Distrito Federal que establece que la validez y el cumplimiento de los contratos no puede dejarse al arbitrio de uno de los contratantes.

 

Luego entonces, el A-QUO no tiene razón para intentar fundar su consideración y resolución en un incumplimiento que no determina ni precisa en toda su sentencia que hoy recurro, ni valoró ni tomo en cuenta que mi esposo ya dispuso para su beneficio de las acciones de las empresas citadas en este agravio, por lo que pido a esta H. Sala del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, declare la procedencia de mi acción y condene mi esposo xxxxxxxxxxxxxxxx al cumplimiento de las prestaciones que le reclamé en los incisos b), c) y d) de mi reconvención.

 

Por lo expuesto,

 

A USTED C. JUEZ, atentamente pido se sirva:

 

PRIMERO.- Tenerme por presentada con este escrito, interponiendo RECURSO de APELACIÓN en contra de la SENTENCIA DEFINITIVA de fecha tres de septiembre del año xxx mil xxx, dictada por su Señoría en este asunto, publicada en el Boletín Judicial número 37, de fecha seis de xxxxxxxxxxxxx del año xxx mil xxxx.

 

SEGUNDO.- Admitir el recurso interpuesto, dando vista a la contraria para que dentro del término de seis días conteste los agravios que hago valer.

 

TERCERO.- Remitir los autos originales y todas las constancias que forman el expediente en que se actúa al Tribunal de Alzada para la substanciación del recurso.

 

A LOS C. MAGISTRADOS QUE INTEGRAN LA H. SALA DEL TRIBUNAL

 SUPERIOR DE JUSTICIA, atentamente pido se sirvan:

 

PRIMERO.- Admitir la prueba documental superveniente que acompaño a este escrito y ofrezco al expresar el agravio segundo.

 

SEGUNDO.- Revocar la Sentencia Definitiva recurrida y dictar una nueva en la que se absuelva a la suscrita de las prestaciones reclamadas por mi contraria y se condene a mi esposo al cumplimiento de todas y cada una de las prestaciones que le reclamo en la reconvención, por así corresponder conforme a derecho y ser de justicia.

 

 

 

 

 

PROTESTO LO NECESARIO

 

México, D. F., a xx de xxxxxxxxxxxx de 200x.

REFFRÉGER ALONSO

Bufete Jurídico

DAG/erm.

Agradeceremos sus comentarios y sugerencias

Regresar al menú